Publicidad

A 9 días de la apertura del proceso de admisión, la comunidad educativa no sabe si podrá continuar su actividad en el curso 2021/2022

COSLADA/ 30 MARZO 2021/ El AMPA de la Escuela Infantil Municipal Charlie Rivel ha alertado de su “posible cierre” para el próximo curso escolar 2021/2022 ante la “falta de una respuesta por parte de la Comunidad de Madrid sobre el informe negativo de los técnicos municipales”, que han determinado que los problemas estructurales que el edificio arrastra desde hace más de 12 años impiden continuar desarrollando actividades en su interior.

Escuela modular que no llega

La Comunidad de Madrid, en reunión con el Ayuntamiento de Coslada mantenida a finales de 2020, propuso como solución para el siguiente curso la instalación de una escuela modular, pero, a fecha de hoy, ese compromiso “no se ha hecho aún firme”. La última reunión mantenida entre la Consejería de Vivienda y Administración Local y el Consistorio cosladeño para tratar este tema tuvo lugar el pasado 22 de marzo de 2021, fecha en la que esta área del Gobierno regional se comprometió a dar una respuesta definitiva en dos días, pero ésta no ha llegado a pesar de que el plazo de admisión de nuevos alumnos comienza el próximo 8 de abril.

Publicidad

Como señalaba el concejal de Educación, Iván López, el pasado viernes 26 de marzo, “el Ayuntamiento de Coslada sigue esperando la respuesta de David Pérez, que se comprometió a dar como muy tarde el miércoles. Ahora alegan que esperan la respuesta de Enrique Ossorio (consejero de Educación)”.

180 alumnos y 30 trabajadoras que “desconocen su futuro”

La comunidad educativa de la EIM Charlie Rivel, formada por 180 alumnos y alumnas y una treintena de trabajadoras, desconoce cuál será su futuro tras las vacaciones de verano. En el caso de los menores, la reubicación en otras escuelas públicas del municipio no será posible, ya que no hay vacantes suficientes para todos ellos.

A poco más de cinco meses del comienzo del curso 2021/2022, tanto la Asociación de Madres y Padres de Alumnos de la Charlie Rivel como la cooperativa que gestiona este centro “exigen” a la Comunidad de Madrid la instalación en el Casco Antiguo de Coslada de la escuela de módulos prefabricados prometida, que pueda usarse de forma temporal hasta que se construya el nuevo centro, cuyo compromiso adquirió el Ejecutivo autonómico hace 12 años dentro del Plan regional de inversiones PRISMA 2008-2011 y cuyas obras sacó a licitación pública a finales de 2017.

Publicidad

En sendas notas de prensa enviadas en febrero y mayo de 2019, la Comunidad de Madrid, a quien le corresponde la construcción de instalaciones educativas, señaló que “el Gobierno regional ha retomado en esta legislatura las 305 actuaciones, aún pendientes […], con lo que podemos decir que este Plan está a punto de concluir, gracias a la gestión de este Gobierno regional”. Sin embargo, la realidad es que la parcela cedida por el Ayuntamiento de Coslada para la nueva escuela “sigue siendo un solar.

Campaña de movilización

Para conseguir tanto la solución temporal de una escuela modular como la construcción del centro definitivo, se ha iniciado una campaña de acción y movilización ciudadana cuyo objetivo es hacer que se cumplan los compromisos políticos anunciados, así como evitar que la EIM Charlie Rivel de Coslada se sume al cierre de aulas y centros públicos que está trayendo la reorganización educativa de la Comunidad de Madrid.

La campaña está visible en la plataforma Change.org

Publicidad

“Desde la FAMPA nos parece inaudito, una irresponsabilidad y un engaño”

La presidenta de la Federación de ampas de Coslada (FAMPA), Susana Cabeza, ha señalado, que es “inaudito” que en estas fechas sigan sin instalaciones nuevas en la EI Charlie Rivel, cuando “hubo un compromiso verbal de comenzar a lo largo del 2020 las obras”.

Así, asegura que es “una irresponsabilidad y un engaño” por parte de la Comunidad de Madrid hacia la Comunidad Educativa de esta escuela infantil. “Volvemos a estar igual que el año pasado cuando comenzó el periodo de inscripción. Llevan esperando desde el 2008, nada más y nada menos”, ha incidido.

Como señala la presidenta de FAMPA, “no saber dónde estará la escuela el año que viene, provoca un trastorno importante logístico y de confianza a las familias, sin hablar de los puestos de trabajo que se pueden ver afectados, ya que, treinta personas trabajan allí y una parte o su totalidad se pueden ver en la calle”.

Así, ha concluido que, desde la FAMPA exigen “depurar responsabilidades” y piden “compromisos que no se lleve el viento“, así como soluciones inmediatas y acorde a lo que necesitan las familias y la empresa adjudicataria. “Ya no valen las buenas caras y palabras, hay que actuar y hay que ponerse a trabajar”.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.