Publicidad

La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ciempozuelos está llevando a cabo la implantación del sistema de separación de biorresiduos, con varios proyectos que han finalizado en la adaptación del contenedor ‘marrón’, que estará totalmente implantado en la localidad a finales de agosto de 2022.

En este sentido, se ha instalado en todos los puntos de recogida de residuos este nuevo contenedor, que se suma a los que ya hay colocados para la separación de residuos domésticos (gris para el resto, amarillo para envases ligeros, azul para el papel y cartón y verde para el vidrio).

Publicidad

Entretanto, los vecinos están recibiendo toda la información relativa a la separación de biorresiduos a través de tres canales: se ha buzoneado un díptico con la llave del contenedor a todos los ciudadanos pertenecientes a la primera fase, se ha instalado un punto de información que está rotando por diferentes lugares de Ciempozuelos y se han programado dos charlas informativas.

En palabras de la concejala de Medio Ambiente, Marta Ávila, «la puesta en marcha de estos dos proyectos supone un avance en la concienciación sobre la importancia del tratamiento de todos los residuos de forma correcta para disminuir la contaminación».

Como complemento de este trabajo se ha realizado una modificación de la Ordenanza de gestión de residuos, con nuevos horarios de depósito, para mejorar el servicio que se ofrece a los vecinos.

Publicidad
Publicidad

Disminuir la contaminación

Hasta ahora, los restos orgánicos se introducían mezclados con la fracción de resto en el contenedor gris. A partir de su implantación, este contenido pasará a separarse en dos fracciones: los residuos orgánicos (contenedor marrón), que son aquellos que pueden reciclarse para obtener biogás y fertilizante, como son los restos de alimentos cocinados o no, y los residuos no reciclables o resto que continuarán depositándose en el contenedor gris, como el textil sanitario (compresas, pañales, toallitas húmedas, bastoncillos de los oídos…), pequeños residuos de curas domésticas, productos de aseo, residuos de limpieza doméstica, cerámica rota, entre otros.

Esta separación selectiva de los residuos orgánicos «es muy importante porque permite mejorar la eficiencia del tratamiento de todos los residuos, lo que contribuye a disminuir la contaminación de los ecosistemas y la emisión de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático».

Desde el comienzo de la legislatura se ha llevado a cabo un trabajo encomiable para acercar a los vecinos la importancia que tiene el reciclaje, en concreto, la separación de los biorresiduos, a través de dos grandes proyectos realizados junto con la
empresa Vermican.

Publicidad

El primero de ellos se puso en marcha en marzo. Se trata de un proyecto piloto de compostaje comunitario que se ha desarrollado con la participación de 15 familias voluntarias y que “supuso un paso más para conseguir nuestros objetivos de mejora del medioambiente gracias a la separación de la materia orgánica”, según ha comentado la alcaldesa, Raquel Jimeno.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.