Publicidad

El manejo del desfibrilador semiautomático o el pilotaje de drones han sido otros de los temas impartidos en el curso de formación

ARROYOMOLINOS/ 2 DICIEMBRE 2020/ La totalidad de la plantilla de la Policía Local de Arroyomolinos ha recibido un curso que acredita que sus 50 agentes están “perfectamente formados” para la reanimación cardiopulmonar (RCP) y el llamado protocolo OVACE (obstrucción de vías aéreas por cuerpos extraños) en adultos, niños y lactantes.

La alcaldesa, Ana Millán (PP), ha explicado que el objetivo de esta formación, a la que se ha sometido toda la plantilla durante una semana, es que los agentes “actúen de la manera más eficaz posible” ante circunstancias “como practicar la RCP a un bebé o ante cualquier intervención a la que se tengan que enfrentar”.

Publicidad

El curso, además, incluía también formación en otros temas como el pilotaje de drones, el uso y manejo de desfibriladores semiautomáticos o el protocolo de actuación en caso de accidentes, la atención en caso de ataques epilépticos o a politraumatizados, según señala el Consistorio en una nota.

Con esta formación lo que queremos es contribuir a incrementar la seguridad y la protección de nuestros vecinos, además de avanzar en la mayor profesionalización de los agentes de nuestra Policía Local”, ha añadido Millán, quien ha recordado que, en los últimos cinco meses, los agentes han salvado la vida a tres bebés.

Policía Local de Arroyomolinos/ Ayto. Arroyomolinos

Tres bebés salvados

En octubre, dos agentes tuvieron que atender a una bebé de 9 meses que estaba privada sin respiración en una guardería de la localidad, trasladando rápidamente a la niña al hospital y atendiéndola mediante maniobras de reanimación para conseguir que expulsara flemas y pudiera por fin respirar.

Publicidad

Meses antes, en julio, otros dos agentes de la Policía Local que patrullaban el municipio recibieron el aviso del ahogamiento de un bebé de un mes de edad. Cuando llegaron al domicilio, la madre estaba desmayada y el padre en estado de shock, por lo que los agentes se encargaron reanimar al pequeño consiguiendo, gracias a su rápida intervención, estabilizarle hasta que llegó el servicio de emergencia.

Por último, la tercera intervención exitosa reciente de los agentes tuvo lugar en agosto pasado, cuando tuvieron que acudir a un domicilio tras un aviso por un bebé de 8 días que estaba en parada cardiorrespiratoria.

A la llegada de los agentes, el padre había logrado reanimar al bebé con dos insuflaciones que liberaron las vías respiratorias, pero los agentes colaboraron en su atención hasta la llegada de los servicios médicos de urgencia.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.