Cuando uno llega por primera vez a Arroyomolinos, municipio de más de 30.000 habitantes situada al suroeste de la región, una de las cosas que primero le llama la atención es la gran cantidad de cables de alta tensión que atraviesan la ciudad, de norte a sur, y que, además del efecto visual, generan un molesto e inquietante ruido de tensión eléctrica.

Aunque se han realizado muchos estudios para tratar de determinar la peligrosidad de esas líneas, lo cierto es que «ninguno de ellos ha acabado por demostrar fehacientemente que suponga un peligro importante» para la salud de los vecinos. Pero la sospecha «siempre está ahí» y por ello, vecinos, asociaciones, plataformas y partidos locales llevan muchos años reclamando su desvío.

Publicidad

Una solución que, a tenor de las últimas informaciones, estaría muy cerca, a la vuelta de la esquina, ya que el Gobierno central se ha comprometido en el Plan de la Red de Transporte de Energía Eléctrica Horizonte a desviar una de las líneas, la mayor de ellas, antes del año 2026.

«La localidad de Arroyomolinos la cruzan dos líneas, una de muy alta tensión y una de doble circuito. Una en concreto, de norte a sur, de manera diametral, algo que es único en toda Europa y que debería haberse cambiado ya hace mucho tiempo«, explica a Noticias para Municipios el concejal de Urbanismo, Transportes y Movilidad, Andrés Martínez (Cs), uno de los mayores conocedores de la situación.

Martínez, que fue alcalde durante la pasada legislatura y que ahora forma parte del Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos, confiesa que, tras muchos años de malas noticias, de soluciones estancadas, por fin «la suerte nos ha sonreído» y está acompañando a los arroyomolinenses, por lo que ya se ve muy cerca la luz al final del túnel.

«Siempre ha habido una promesa de quitar esas líneas de alta tensión, que se han intentado desviar en varias ocasiones, pero que nunca ha podido llegar a hacerse de manera conclusa, porque, por una cosa o por otra, siempre fallaba alguno de los condimentos para hacer esa comida, llevándolo a este campo», insiste el concejal.

Las líneas de alta tensión que atraviesan Arroyomolinos/ Ayto. Arroyomolinos

Intentos desde 2006

De hecho, recuerda como en 2006 hubo un primer convenio con los otros dos municipios afectados, Móstoles y Moraleja de Enmedio, para tratar de desviar estas líneas, pero problemas con la declaración de utilidad pública de las actuaciones y la crisis económica de 2008, que «agravaron las economías de los dos ayuntamientos que tenían que colaborar con Arroyomolinos», dieron al traste con todo.

«Llevamos años luchando para que se escuche la voz de los arroyomolinenses y que se desvíen las líneas de alta tensión que atraviesan nuestro casco urbano; por fin lo hemos logrado», ha añadido la alcaldesa, Ana Millán (PP), quien ha resaltado la gran determinación que ha mantenido el Ayuntamiento de Arroyomolinos para ello.

Millán recuerda que se han celebrado varios encuentros entre el Consistorio, la Comunidad de Madrid, Red Eléctrica de España y el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico con el fin de que se incluyera la retirada de las líneas que atraviesan el casco urbano del municipio en el citado Plan, así como un nuevo trazado que evitase su paso por el centro de la localidad.

Estos encuentros parece que por fin han tenido su recompensa, gracias en gran parte a la solicitud que se hizo en el año 2019 por parte del Gobierno municipal para poner en marcha el planeamiento de la línea que atraviesa de manera diametral el municipio, de norte a sur.

«No tuvimos respuesta en su día, imagino que se quedó en ‘stand by’, pero por necesidades del Gobierno central, que tiene que repotenciar dicha línea, al ser una línea esencial de transporte energético para toda la península ibérica, tenían que subirlo al máximo que puede llegar, multiplicando por tres la potencia», ha añadido Martínez.

La alcaldesa, Ana Millán, junto al concejal Andrés Martínez/ Ayto. Arroyomolinos

Un nuevo pasillo eléctrico

Gracias a esta necesidad de repotenciación de la línea, el Gobierno central se ha visto obligado a poner en marcha un nuevo pasillo eléctrico, ya que el actual tenía «poca viabilidad técnica», además de que el Ayuntamiento, que sería el encargado de dar la licencia, «no podía permitir que sobrevolara por el municipio una línea con tres veces más potencia».

Además, en el caso de esta línea, «el coste es cero para los municipios, todo lo asumen a través de los presupuestos del Estado«, ha celebrado Martínez, quien ve como este nuevo pasillo energético abre la vía también para deshacerse de la segunda línea.

Ahora, una vez planificada esta línea, tienen que ponerse en consenso los tres Ayuntamientos para ver por donde se lleva a cabo el trazado. Millán ha insistido al resto de los ayuntamientos implicados, Moraleja de Enmedio y Móstoles, «se abran a consensuar el nuevo trazado que, sin duda, es más que positivo para todos».

Además, desde el Ayuntamiento se ha solicitado a Red Eléctrica que, «cuando se haga el proyecto, se tenga en cuenta sobredimensionar ese pasillo eléctrico del nuevo trazado», ya que quedaría aún otra línea más pequeña que también «habría que quitar».

«Una vez que se ha abierto la puerta a abrir un nuevo trazado, queremos que también se beneficie de la declaración de utilidad pública y de la declaración de impacto medioambiental de la traza que se va a realizar, y así poder incluir nosotros el desvío de la segunda línea. Hay que aprovechar esta situación para desviar todas las líneas», ha añadido el concejal de Urbanismo.

Las líneas de alta tensión que atraviesan Arroyomolinos/ Ayto. Arroyomolinos

Antes de 2026

En las próximas semanas, Red Eléctrica se van a ir poniendo en contacto con los Ayuntamientos, van a elaborar lo que es el proyecto de ejecución y por donde cree que debe ser la mejor traza y por donde es realmente factible, ya que «hay que tener en cuenta que se atraviesa una zona de parque de Red Natura y Red 2000 que están protegidas por las normativas europeas de medio ambiente».

«Va a ir relativamente rápido y en la planificación pone que debe estar acabado como máximo en 2026, aunque a nosotros nos dijeron que incluso es posible que fuera en 2025″, ha recalcado Martínez, quien no cree que las actuaciones vayan a causar molestias a los vecinos.

Estructuralmente, se va a construir la nueva línea primero. Después lo que se hará es, una vez que esté terminada, darle voltaje, y entonces ya vendrá el desmantelamiento de las actuales torres, que será lo último.

«Esto sí generará un poco de molestia, pero creo que incluso será una fiesta para los vecinos. A los que va a afectar el desmontaje de esas torres, que lo llevan pidiendo desde hace muchos años, si tienen que pasar alguna semana pues viendo como hay operarios trabajando y desmontando, y ya no tendrán servicio de voltaje, lo agradecerán incluso al ver que la situación por fin se acaba», zanja Martínez.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Se ha pensado cambiar los cubos de basura? En la calle Gandia están rotos no cierran y algunos días está la calle que es una vergüenza de cara al verano proliferarán las ratas y demás animalitos. Se dejan en el suelo por que uno no abre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.