La alcaldesa de Arroyomolinos, Ana Millan (PP), ha asegurado que confía en que el Caso ‘Neverland’, por el que ha sido citada este viernes a declarar, «se archive en las próximas semanas», ya que se trata de «una denuncia política» que no busca otra cosa que desprestigiarla a ella y a su partido.

Así lo ha manifestado a las puertas del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Navalcarnero, donde a acudido a declara este viernes en calidad de investiga, por su presunta vinculación con contratos supuestamente irregulares relacionados con su época de concejal.

Publicidad

«Salgo muy contenta porque por fin he podido declarar, como solicité desde un primer momento, para así contar la verdad. Estoy muy tranquila, no tengo nada que esconder, y con confianza plena en la justicia», ha añadido la regidora popular, quien ha insistido en todo momento en su inocencia.

En un auto del 9 de marzo pasado, el juez citaba a Millán y al empresario Francisco Vicente Roselló, propietario de ‘Neverland’, a declarar como investigados en relación a la presunta comisión de un delito de prevaricación administrativa, al que posteriormente se añadieron los de cohecho y fraude, además de blanqueo de capitales.

Los hechos investigados se remontan a la anterior legislatura, cuando gobernaba el PP y la actual alcaldesa de Arroyomolinos era concejal del Ayuntamiento. La investigación trata de dilucidar la procedencia de unos ingresos de unos 900 euros al mes que habría recibido la entonces concejal por el presunto alquiler de un ático de su propiedad al directivo de la empresa ‘Neverland’, el empresario Francisco Vicente Roselló.

«Es una denuncia política que no busca otra cosa que desprestigiarme a mí y a mi partido. Hoy he podido explicárselo y demostrárselo a su señoría, y confío en que se archive en las próximas semanas», ha reiterado la alcaldesa tras abandonar los Juzgados de Navalcarnero.

La alcaldesa, Ana Millán/ Ayto, Arroyomolinos

Investigación de la UCO

Estas citaciones se producen después de que agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil practicaran el pasado 25 de enero un registro en dependencias del Ayuntamiento para solicitar una serie de contratos sospechosos que se llevaron a cabo en legislaturas anteriores cuando la alcaldesa era concejal.

Los agentes se personaron en las dependencias municipales para requerir diferentes contratos y documentación de empresas que trabajaron para el Ayuntamiento desde hace más de una década después de que los partidos de la oposición denunciaran una serie de irregularidades al llegar en 2015 al Gobierno local.

La UCO detectó, tras analizar las cuentas de la actual regidora popular, unos ingresos de hasta 52.000 euros para Millán sin que se haya podido determinar su procedencia.

La investigación parte a su vez de la Audiencia Nacional, que se inhibió en favor del Juzgado de Navalcarnero, competente para investigar la supuesta relación entre la que entonces concejal Ana Millán y su relación con la empresa Neverland que «sí ofrecen indicios de posible delito que no se encontraría prescrito».

La Audiencia Nacional estaba investigando los contratos con la empresa Waiter Music, una de las implicadas en ‘Púnica’, cuando su instructor Manuel García Castellón remitió a diferentes juzgados madrileños aquellos asuntos que no eran de su competencia, como es el caso de este asunto.

Sin embargo, fuentes municipales insisten en aclarar que este caso no está incluido en la trama Púnica, «prueba de ello es que no lo investiga finalmente la Audiencia Nacional sino el Juzgado de Navalcarnero».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.