El Gobierno regional destina 6.000 euros al mes -que con el IVA supera los 8.000 euros- por el alquiler de este local, cuando el nuevo centro de salud de Los Castillos se encuentra a apenas 650 metros

ALCORCÓN/ 14 NOVIEMBRE 2019/ La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid abona cerca de 100.000 euros anuales a la propietaria del local en el que se encuentra el antiguo Centro de Salud de los Castillos, en Alcorcón, por mantener operativas únicamente dos consultas, un médico de cabecera y un enfermero.

Según ha adelantado la Cadena Ser y ha confirmado Noticias para Municipios, el Gobierno regional destina 6.000 euros al mes -que con el IVA supera los 8.000 euros- por el alquiler de este local, de 900 metros cuadrados, cuando el nuevo centro de salud de Los Castillos que se inauguró en 2007 se encuentra a apenas 650 metros.

Publicidad

Fuentes de la Consejería de Sanidad han reconocido a Noticias para Municipios que se está abonando esa cantidad de forma mensual y han avanzado que ya están estudiando la relación coste-efectividad del alquiler de este antiguo centro de salud para decidir qué hacen con él, en vistas de que únicamente hay dos consultas operativas.

En una de estas consultas, una médico de cabecera recibe a sus pacientes, mientras que en la sala contigua, atiende una enfermera, aunque según denuncian algunos pacientes, en ocasiones hay días en los que la doctora, si está de baja, ni siquiera se cubre su ausencia, por lo que en esos días no hay consulta médica.

Interior del antiguo Centro de Salud de Los Castillos/ Cadena Ser

Centro desmantelado

En las imágenes reveladas por la Cadena Ser, se puede observar como el resto del antiguo centro de salud cuenta con una veintena de salas de consultas completamente desmanteladas, vacías, inutilizadas y en ocasiones destrozadas, dado que este edificio se abandonó casi por completo tras el traslado al nuevo centro.

Publicidad

El local en el que se instaló el antiguo centro de Salud de Los Castillos no pertenece a la Administración, sino que es propiedad de una particular, quien en 1977, firmó un contrato de alquiler con el Instituto Nacional de Provisión, que se fue renovando hasta el año 2007, cuando se construyó el nuevo centro de salud.

Con la apertura del nuevo centro, la Consejería de Sanidad trasladó prácticamente todas las consultas, aunque decidió mantener abiertas dos de ellas para que “hubiese una transición cómoda para los vecinos de este barrio que estaban acostumbrados a su centro de salud de toda la vida”.

Sin embargo, son ya 12 los años en que la Comunidad de Madrid lleva abonando cerca de 100.000 euros anuales teniendo un nuevo edificio, a 650 metros, muchos más moderno y propiedad de la administración, con capacidad suficiente de acoger a los pacientes de las dos consultas que aún permanecen en el antiguo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.