Publicidad

El Ayuntamiento de Alcorcón ha comenzado a diseñar su estrategia de movilidad sostenible y de mejora de la calidad del aire potenciando la bicicleta, el transporte público, el uso de barredoras eléctricas en la limpieza y diseñando una zona de bajas emisiones (ZBE), con el compromiso de que esté implantada en el año 2023.

Con motivo del Programa de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones y la transformación digital y sostenible del transporte urbano, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, el Ayuntamiento de Alcorcón ha podido presentar varios de proyectos en este línea.

Publicidad

De esta manera, Alcorcón ha solicitado presupuesto para la creación de carriles bici, la ejecución de vías ciclistas, red de “aparcabicis”, aforadores de bicicletas y patinetes, un sistema de gestión automático de tráfico para la priorización del transporte público y la creación de una ZBE, con el compromiso de tenerla implantada para el año 2023.

Tenemos que transformar Alcorcón en un tiempo récord para mejorar la calidad del aire y extender las formas de movilidad sostenibles. Hablamos de proyectos concretos, pero también hablamos de replantear la manera de movernos y vivir la ciudad. Es un reto inmenso, pero estamos dando pasos cruciales para enfrentarlo”, ha explicado el segundo teniente de alcalde, Jesús Santos.

Zona de Bajas Emisiones

La creación de Zonas de Bajas Emisiones es uno de los objetivos centrales de esta estrategia, obligada por la Ley de Cambio Climático para ciudades de más de 50.000 habitantes. De las 13 ciudades con más contaminación de España, 7 se encuentran en la Comunidad de Madrid, entre ellas Alcorcón.

Publicidad

La futura ZBE supondrá hacer uso, en un primer término, de la zona de acceso restringido a vehículos y a la que tras un estudio previo incluido en la propia solicitud de fondos se podrán implementar medidas que cumplan con los requerimientos del Ministerio de Transición Ecológica y con la reciente Ley de Cambio Climático.

La delimitación espacial de la Zona de Preferencia Peatonal, se estima que incluya hasta 39 calles o tramos de las mismas, ubicadas en las inmediaciones de la Calle Mayor, desde la Plaza de España hasta la Calle Los Cantos. Para ponerla en marcha, el Ayuntamiento ha solicitado 532.400 euros.

Publicidad
Calle Mayor de Alcorcón

Carriles bici

El uso de la bicicleta y el patinete requieren un abordaje especializado. Por eso, se han solicitado 270.000 euros para la creación de un carril bici que conecte con Móstoles y 963.780 euros para la ejecución de vías ciclistas, red de “aparcabicis” y agoradores de bicicletas y patinetes.

Publicidad
Publicidad

La idea consiste en crear dos grandes grupos de vías ciclistas: uno que aborde Parque Oeste y la conexión con Móstoles (conectando importantes centros de actividad del municipio como el Hospital de Alcorcón, la estaciones de Cercanías de Alcorcón Central y de Las Retamas, la Universidad Rey Juan Carlos y la amplia zona comercial de Parque Oeste) y otro que aborde el Ensanche Sur y la conexión con el acceso al parque Polvoranca (a través de la avenida Primero de Mayo, Ronda de las Naciones Unidas y calle Hayas.

Además, a través de la calle Laguna se dará conexión a través de vía ciclista al acceso al parque Polvoranca, en el término municipal de Leganés.

Ampliaríamos nuestra red ciclista, creando un circuito donde es viable desplazarse mediante formas de movilidad sostenibles”, ha subrayado el concejal de Sostenibilidad, Carlos Carretero, quien también ha hecho hincapié en “la importancia de conectar la red ciclista con municipios vecinos como Leganés y Móstoles«.

Una senda en Polvoranca.

Transporte público

El lanzamiento de un sistema de gestión de tráfico para la priorización del transporte público es otra de las claves para potenciar la alternativa al vehículo privado.

El objeto de este proyecto es el suministro e instalación del equipamiento necesario para la priorización del transporte público en 13 cruces semafóricos del municipio. El sistema detectará la presencia de autobuses de transporte público en las intersecciones, actuando sobre el ciclo de los reguladores semafóricos de forma automática para dar prioridad en las intersecciones a estos vehículos.

La propuesta, presupuestada en 1.462.779 euros, permitirá que los desplazamientos en transporte público sean más rápidos, eficaces y cómodos, favoreciendo su uso y repercutiendo en una mejora de la calidad del aire frente a la reducción de los coches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.