El número de madrileños en riesgo de pobreza y exclusión social ya alcanzan los 1,45 millones. Así se desprende del informe anual sobre la pobreza elaborado por CCOO, que asegura que el nivel de ingresos medio de los madrileños ha descendido en 2021 por primera vez en una década.

El informe insiste en que casi medio millón de personas en la Comunidad de Madrid viven con carencia material severa, 513.095 personas viven en hogares con baja intensidad en el empleo. En total, 1.458.270 individuos están en riesgo de pobreza y exclusión social. Además, 207.000 trabajadores y trabajadoras son pobres.

En cuanto al umbral de renta de un hogar en pobreza severa, el informe detalla que está en 6.356,66 euros para una persona sola, menos de 29,72 mensuales y de 13.349,33 euros para una familia con dos adultos y dos menores, 1.113,44 euros mensuales (278,11€ mensuales por persona).

Además, otro de los datos importantes que refleja el informe es que el riesgo de pobreza se eleva al 52,7% en familias monoparentales, más del doble de la tasa general. La mayoría de estos hogares están encabezados por mujeres en un 89%.

«El riego de pobreza entre la población menores de 16 años es escandaloso. La comunidad con mayor PIB de España no puede permitirse tener un cuarto de su población menor en riesgo de pobreza, más de 240.000 niños. Si nos fijamos solamente en la carencia material y social severa, mas de un 8% de la población menor de 29 años se encuentra en esta situación: 166.201 personas», añade el estudio de CCOO.

Además, desde el sindicato se insiste en que son las pensiones las que siguen actuando como mecanismo de contención de la pobreza y a partir de los 65 años la tasa de riesgo desciende 6 puntos con respecto a la general.

«Los mecanismos de protección social evidencian la debilidad del sistema que mantiene a las personas y a las familias por debajo del umbral de la pobreza severa. La riqueza que se genera en la Comunidad no llega a las personas con necesidades, si no que se concentra cada vez en menos manos dibujando una sociedad extremadamente fracturada y dual», ha recalcado la secretaria general de CC.OO. de Madrid, Paloma López, en la presentación del informe.

Asimismo, ha asegurado que el deterioro de las condiciones de vida de las familias madrileñas «se plasma, igualmente, en las graves dificultades para el acceso a derechos vitales y bienes esenciales».

«Contar con un empleo ya no es garantía de suficiencia económica, poniéndose en riesgo su papel como elemento vertebrador de la persona. El desempleo se consolida como principal factor de vulnerabilidad. La combinación de permanencia en el desempleo y la reducción de los niveles de protección en este ámbito, sitúa a las personas desempleadas en un escenario de alto riesgo social», esgrime.

La secretaria general de CCOO Madrid, Paloma López – EP

Renta Mínima de Inserción

En este sentido, aunque la líder regional de CCOO ha apuntado que la Renta Mínima de Inserción (RMI) «fue un importante avance social», ha sido una ley «profundamente incumplida y desvirtuada por el Gobierno regional, que a través de una gestión intencionada la ha llevado al declive.

«Con la aparición del Ingreso Mínimo Vital lo han aprovechado para liquidar definitivamente dejando a miles de madrileños y madrileñas en situación de desamparo. El Gobierno regional ha dejado de gastar en la RMI 200 millones de euros en los últimos cuatro años», ha denunciado.

Por eso, solicitan a la Consejería de Políticas Sociales que realicen los cambios normativos necesarios para adaptar la Renta Mínima de Inserción a la nueva realidad y convivencia con el Ingreso Mínimo Vital «para que sean complementarias y garanticen unos ingresos dignos al menos al umbral de pobreza y tengan en cuenta la carestía de la vida en la Comunidad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.