Publicidad

Alberto Reyero fue consejero de Políticas Sociales del gobierno de Ayuso cuando estalló la pandemia de la Covid-19. Tal y como ha denunciado en numerosas ocasiones, a sus manos llegó un documento, el posteriormente llamado ‘Protocolo de la vergüenza’, en el que se indicaban una serie de actuaciones para los responsables de residencias. Unas indicaciones cuyo centro de gravedad era la prohibición de que los mayores de las residencias enfermos fueran trasladados a los hospitales de la región.

Sobre este y otros temas hemos hablado con Alberto Reyero, una persona que dejó de manera «voluntaria» la política y que, como afirma, «es un lugar donde ahora no me siento a gusto«.

Publicidad
https://noticiasparamunicipios.com/wp-content/uploads/2022/04/ALBERTO-REYERO-ENTREVISTA.mov

Vivió la pandemia en primera persona, y, como señala, cuando conoció el llamado ‘Protocolo de la vergüenza‘, un 21 de marzo, tuvo una «sensación de incredulidad«; pensó que «era un papel y que había que solucionarlo»; así, señala que «la sensación se confirmó cuando vimos el parón de derivación de las personas a los hospitales»; en esas fechas lo que ocurrió es que «prácticamente el 80% de personas que falleció lo hizo en las residencias  y no en los hospitales, cuando lo normal es todo lo contrario, que mayoritariamente se fallezca en los hospitales y no en las residencias«, subraya.

«La presidenta de la Comunidad de Madrid me apartó de la gestión de las residencias cuando advertí de las implicaciones del protocolo»

Reyero afirma que cuando conoció el protocolo «advirtió» de lo que significaba aunque «sin conocer las implicaciones que iba a tener» y «escribió dos mails al consejero de Sanidad«, advirtiendo, además, de los «problemas legales que podía tener una medida de este tipo» y a los pocos días, como afirma, «lo que hizo la presidenta de la Comunidad de Madrid fue apartarme de la gestión de las residencias«.

En cuanto los fallecidos en residencias, insiste en que «no se puede saber» cuantas personas murieron por culpa de este protocolo «pero tenemos la certeza de que hubo un número considerable de gente que si hubiera sido derivada a un hospital, allí se hubieran podido recuperar, como es lógico«, ha asegurado.

«Unas medidas políticas establecieron que unas personas con unas determinadas condiciones físicas no podían ser hospitalizadas»

De esta forma ha dejado claro que unas medidas políticas establecieron que unas personas «con unas determinadas condiciones físicas no podían ser hospitalizadas». Por ejemplo, «una persona por el simple hecho de ir en una silla de ruedas ya quedaba excluida para una derivación al hospital«, añade.

El exconsejero de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero, cuando ejercía su cargo en el gobierno regional (Foto: EP )

«El PP entiende las políticas sociales como caridad«

El momento «más crítico» de la pandemia se vivió siendo Reyero consejero, así afirma que «de hecho la región de Madrid es en la que más afectó el covid de toda la Unión Europea«. En este sentido, y desde fuera de la política, asegura que «posteriormente se han vuelto a entender las políticas sociales como caridad, que es como tradicionalmente las ha entendido el PP en toda la historia» e insiste en que Ciudadanos quiso introducir el derecho a recibir «unos servicios sociales», un derecho como lo es el de la sanidad o la educación, «pero hemos vivido una vuelta atrás en lo que tiene que ver con los derechos sociales», subraya.

«En la guerra de los familiares porque se sepa la verdad, ahí me tienen; no se puede pasar página sin saber lo que ha pasado»

Reyero, además, asegura tener relación con las plataformas, tanto con Marea de Residencias como con personas anónimas que han perdido a sus familiares mas cercanos y los que sigue «prestando su apoyo» e insiste en que «en su guerra porque se sepa la verdad ahí me tienen».

El exconsejero subraya que «se fue en silencio», pero decidió salir a hablar cuando vio que «se boicoteaba la comisión de investigación sobre residencias» y que «no había posibilidad de que se conociera la verdad» y afirma que «no se puede pasar página sin saber lo que ha pasado, políticamente en una comisión de investigación o judicialmente en un juzgado» y se ha mostrado «sorprendido» de que hasta el día de hoy no se haya llamado a ningún responsable político de esos protocolos, «simplemente para explicar porque se hicieron así», insiste.

«Los protocolos no eran éticos y posiblemente no eran legales»

Reyero insiste: «no me corresponde decir los protocolos fueron legales o no, pero lo dije en su momento y lo repito, no eran éticos y posiblemente no eran legales». «Si algunas personas por su condición no tienen derecho a la sanidad pública, lo tiene que decidir un juez» y se pregunta si actuaríamos de la misma manera ante otra pandemia «¿excluiríamos de la atención sanitaria a las personas por el hecho de vivir en una residencia?», se cuestiona.

«Vox siempre denunció que había habido un genocidio y cuando pudo pronunciarse boicoteó la comisión de investigación»

Sobre la comisión de investigación iniciada en la primera parte de la legislatura pero suspendida tras el gobierno en solitario del PP, señala que «la comisión no se ha querido retomar por el PP y de manera incomprensible por Vox, que siempre denunció que había habido un genocidio en la Comunidad de Madrid, y cuando ha tenido la oportunidad de pronunciarse lo que ha hecho ha sido boicotearla«.

Reyero asegura que estaría «encantado» de ir a una comisión de investigación a decir «que hice, que no hice y que me pregunten lo que quieran»; lo que tiene claro es la sensación de que «hay personas que no quieren enfrentarse a esa situación porque quizás hay preguntas que no tendrían una respuesta adecuada«.

«Ahora mismo en la política hay una gran polarización y es un lugar donde no me siento a gusto»

Su marcha de la política fue «voluntaria» y no se presentó a las elecciones de 2021, porque tenía claro que quería volver a dedicarse a la actividad privada y ahora mismo realiza una actividad ligada a lo social.

No echa de menos la política, «tal y como se entiende ahora mismo», un momento en el que, subraya, «hay una polarización tan grande, donde todo o es blanco o negro y no hay posiciones de consenso, es un lugar donde no me siento a gusto«.

En estos momentos Alberto Reyero se dedica al trabajo en una consultora de asuntos públicos con propósito social, que ha formado con la exdiputada regional de Ciudadanos Esther Ruiz y el exportavoz de la formación en el Senado, Tomás Marcos, en la que ayudan a las entidades sociales a que se oiga su voz en los parlamentos, congreso, consejerías o gobiernos para que «se pueda legislar y defender los derechos de las personas mas vulnerables», ha concluido.

Entrevista: Natalia Moreno

Edición Video: Sonia Baños

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.