Publicidad

Ocho dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid continuaban este mediodía apagando el incendio declarado a primera hora de la tarde de ayer jueves en una nave de reciclaje de residuos industriales situada en la localidad de Serranillos del Valle, ha informado a Europa Press un portavoz de Emergencias 112.

Tras la noche y quedar confinado el incendio en esa nave, situada en el polígono Cañadiego, junto a las M-415, los bomberos ya han estabilizado y perimetrado el fuego. Ya casi no emite humo. Además, está empleando maquinaria pasada para remover y extinguir el combustible echando agua encima. Se prevé seguir trabajando al menos hoy y mañana sábado.

Publicidad

La nave dispone de un solar y un patio grande con 10.000 metros cúbicos llenos de neumáticos, papel y plástico, que es lo que se está quemando. Ayer por la tarde estuvieron trabajando doce dotaciones de bomberos y un helicóptero, que echaron agua en los campos de cultivo y así evitaron que se propagara el fuego.

Al lugar también llegó un equipo del Summa-112 en preventivo, pero no han atendido a ningún herido ni intoxicado. Todo el polígono fue desalojado y se cortó el tráfico en la carretera.

Además, la Agencia de Seguridad y Emergencias de la Comunidad de Madrid lanzaron un aviso masivo a través de la Aplicación My112 para que los vecinos de Serranillos permanecieron en sus domicilios con las ventanas cerradas por la gran cantidad de humo en la zona. Hoy ya no es necesario.

Los bomberos en las labores de extinción (Foto: 112)

Incendio

Una nave de reciclaje de residuos industriales ubicada la localidad de Serranillos del Valle está siendo pasto de las llamas, debido a un aparatoso incendio en el que trabajan desde esta tarde doce dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid, según ha informado el servicio de Emergencias 112.

Aunque no se han registrado heridos, el fuego, cuyo origen se desconoce, ha empezado sobre las 15:00 horas de este jueves en esta nave del polígono Cañadiego, situado junto a las M-415. La empresa dispone de un solar y un patio grande con 10.000 metros cúbicos llenos de neumáticos, papel y plástico, que es lo que se está quemando.

El incendio tiene mucha carga de fuego por el material y una gran columna de humo baja, que es lo que está dificultando el trabajo de los bomberos.

El cambio del viento ha dificultado precisamente estas labores de extinción del fuego, a lo que ha sumado la proximidad de dos depósitos de 6.000 litros de gasoil con el consiguiente riesgo de explosión, un «punto crítico». Por ello, los expertos han determinado cambiar la estrategia para sofocar el incendio, pasando a un plan de acción «más defensivo» para evitar la propagación de las llamas, según ha informado el oficial Roberto Prieto.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.