Publicidad

La familia de Miriam, la joven asesinada hace más de tres años en la localidad de Meco, ha interpuesto un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid contra el archivo de la imputación del principal sospechoso al considerar que existen pruebas para proseguir con las pesquisas judiciales.

El pasado abril, la jueza de Instrucción número 5 de Alcalá de Henares acordó en un auto levantar la imputación a Sergio S. M. y al otro sospechoso por falta de pruebas. Ante este posible archivo, la familia lucha porque se siga investigando para esclarecer los hechos.

Publicidad

«No existen motivos suficientes para atribuir la perpetración del delito a persona determinada, ni para continuar con la imputación de Sergio ni contra el otro sospechoso», dictaba el auto de la jueza.

Argumenta la magistrada que el perfil genético de este hombre «no es coincidente con ninguno de los perfiles genéticos existentes» en la causa, por eso sobresee la causa provisionalmente y deja sin efecto las medidas cautelares que mantenía contra Sergio S.M.

Debido a este levantamiento de imputación, el abogado de la familia de la víctima ha presentado un recurso de apelación para que sean los magistrados de la Audiencia Provincial de Madrid quienes se pronuncie sobre el archivo. En el recurso se solicita una vista pública para exponer los motivos por el que se opone al sobreseimiento.

Sala de la Audiencia Provincial de Madrid (Foto: EP)

Suceso

Miriam Vallejo fue asesinada el 16 de enero de 2019 en una zona de campo de Meco, a unos siete kilómetros de Villanueva de la Torre Guadalajara, donde la fallecida residía con Sergio S.M. y la novia de éste.

La joven, de 25 años, sacó allí a pasear a su perro y a otros tres canes de Sergio y fue encontrada muerta con numerosas puñaladas. Siete meses después, el 13 de agosto, la Guardia Civil detuvo a Sergio en relación con el homicidio, al desmontar el relato exculpatorio de los hechos.

En diciembre de 2020, el caso dio un giro al confesar un preso toxicómano que era el autor de los hechos, pero un informe de ADN descartó dicha autoría.

El principal sospechoso era Sergio, quien era compañero de piso de la chica junto a su novia. Desde que fue arrestado, defendió su inocencia pero sus restos de ADN en la ropa de Miriam le incriminaban a pesar de que su defensa insistía en que se pudo transferir en la lavadora.

En la instrucción, la jueza solicitó a la forense del caso que ampliara el informe de autopsia para determinar si pudieron intervenir varias personas en el crimen, una tesis que defendía la defensa del único investigado.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.