Publicidad

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a un ‘skinhead’ a doce años de prisión como autor responsable de un delito de homicidio intentado y un delito de lesiones, ambos con la agravante de discriminación ideológica, por una brutal agresión sucedida en 2016 en un bar de San Sebastián de los Reyes.

En una sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, se pena a Luis Alberto G.S., conocido como El Fofy, a 8 años de prisión por un delito de intento de homicidio y a cuatro años por un delito de lesiones. En sendos ilícitos penales se contempla la agravante de discriminación ideológica.

Publicidad

Los hechos se produjeron en marzo de 2016 cuando el acusado, junto a otros conocidos ya juzgados, iniciaron una persecución contra los jóvenes al grito de «rojos de mierda». Tras darles alcance comenzaron a agredirles con cuchillos, un destornillador y un cúter.

Las víctimas resultaron gravemente heridas. Una de ellas sufrió un corte de oreja a boca y otra sufrió más de 40 heridas en las manos al tratar de evitar que el conocido como ‘El Fofy’, el acusado, le apuñalara en el pecho.

En el juicio, el agresor negó las cuchilladas pero sí que participó en la agresión. Frente a su relato, las víctimas mostraron al tribunal las secuelas de las heridas graves que sufrieron en el rostro y en las manos.

Según los hechos probados, sobre las 00,08 horas del 5 de marzo de 2016, el condenado se hallaba con unos amigos en un bar de la citada localidad madrileña cuando dos jóvenes tuvieron un enfrentamiento verbal con una pareja que estaba en la puerta del establecimiento.

Concentración neonazi en Madrid/ EP

El procesado salió entonces del local con otras personas que lo acompañaban, lo que motivó la huida de las víctimas, que fueron perseguidas por aquellos con expresiones tales como ‘guarros, rojos, Skin Retiro, Hitler Fans, Venimos de Madrid a mataros, hijos de puta’, al identificarles por su estética, según se detalla textualmente en la resolución.

Armas

Finalmente, les dieron alcance y comenzaron a agredirles con distintos instrumentos peligrosos que portaban, como cuchillos, un destornillador y un cúter.

Una de las víctimas fue inmovilizada en el suelo, y el acusado, según refleja la sentencia, se puso ‘de rodillas encima de aquel y, con ánimo de acabar con su vida, intentó clavarle con fuerza en el pecho el cuchillo que portaba’.

La víctima trató de evitar que el cuchillo le alcanzase el pecho sujetando el arma con sus propias manos, lo que le provocó grandes cortes en las mismas, mientras otras personas del grupo agresor le propinaban puñetazos y patadas en la cabeza.

La otra víctima, tras desprenderse de los otros agresores, propinó una patada al procesado para alejarle de su compañero, momento en que el procesado se le encaró y le lanzó una cuchillada que le alcanzó en la cara, causándole un corte desde la comisura del labio hasta la región preauricular derecha (boca -oreja).

Contra esta sentencia, en cuyo fallo también se impone al condenado a la indemnización de 4.238 euros y 28.577, 53 euros a cada una de las víctimas, respectivamente, cabe la interposición del correspondiente recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.