Publicidad

La Policía Municipal de Madrid encontró hace unos días a un bebé y a una veintena de menores en una fiesta ilegal en un piso okupado en el distrito de Puente de Vallecas, ha informado un portavoz del Cuerpo Local.

Los hechos sucedieron el pasado 2 de mayo sobre las 21:30 horas en la segunda planta de un edificio de la calle Sierra de Meira. Tras varias llamadas de vecinos quejándose de ruidos, alboroto de una pelea y gritos de una mujer pidiendo auxilio en un piso, hasta el lugar acudieron varias patrullas. 

Publicidad

Los moradores no quisieron abrir la puerta en un primer momento pero luego accedieron. Dentro hallaron tanto en el rellano de la escalera como en el interior del domicilio a varias personas jóvenes, al parecer menores. 

Piso okupado.

Los agentes se entrevistaron con el organizador del evento, que les confirmó que estaban celebrando una fiesta improvisada. Los policías encontraron en su interior a una veintena de menores, entre ellos una chica que llevaba en brazos un bebé, su hermano pequeño.

Tras desalojarles, les agruparon en un rellano y les pidieron la documentación por si hubiera algún tipo de situación de riesgo y desamparo. A continuación les filiaron y llamaron a sus familiares para que les recogieran.

En ese momento llegó la hermana mayor del bebé, que explicó que los tres vivían con su abuela porque no se llevaban bien con su madre. Los agentes les acompañaron a su domicilio y formalizaron un atestado para que investigara su situación la Unidad de Familia, Mujer y Menores de la Policía Nacional (UFAM) y la Fiscalía de Menores.

Sucesos en Madrid

Los agentes de la Policía Nacional han detenido en el distrito de Chamberí a una mujer por intentar agredir y amenazar de muerte a su nuera y nietos cuando se encontraba realizando un ritual satánico, según una portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Los hechos ocurrieron el lunes a las 23:00 horas, cuando los agentes fueron alertados de que dos menores, de 10 y 12 años de edad, pedían auxilio a través de una ventana de un patio común. Los agentes tuvieron que forzar la puerta de la vivienda, ya que la propietaria se negaba a abrir.

En el momento de la entrada comprobaron que la mujer estaba realizando un ritual satánico con objetos como un cuenco con un cuerno de animal, plumas de pollo y fotos de familiares fallecidos.

Los menores y la madre se encontraban encerrados en una de las habitaciones del domicilio, desde donde habían solicitado ayuda tras sufrir amenazas de muerte e intentos de agresión por parte de la abuela.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.