Publicidad

La Guardia Civil ha desarticulado una organización dedicada al tráfico de armas y munición en todo el territorio nacional que pretendían vender estos productos en el mercado negro. Además, han detenido a doce personas a las que se les imputa los supuestos delitos de tráfico de armas, depósito de armas, depósito de armas de guerra, depósito de municiones, depósito de explosivos, tenencia ilícita de armas prohibidas, contra la salud pública–tráfico de drogas– y contrabando.

Los agentes han realizado 17 registros en las provincias de Madrid, Toledo, Sevilla, Navarra, Gerona, Tarragona, Pontevedra, Lugo, Salamanca, Murcia y Melilla. Además, se han intervenido 339 armas de fuego, 37.426 cartuchos metálicos de diferentes calibres, 13,2 kilos de pólvora y silenciadores.

Publicidad

Asimismo, los agentes han identificado a los compradores de armas y munición, que resultaron ser personas que poseían armas de fuego sin licencia y sin registrar, alguno de ellos relacionados con la delincuencia.

Armas incautadas por la Policía Nacional.

17 armas de guerra

Se han intervenido 17 armas de guerra, fusiles de asalto y subfusiles, que, dada su capacidad para hacer fuego automático, la posesión ilegal por particulares supone un riesgo para la seguridad ciudadana, tanto en caso de su utilización como de su posible desvío a organizaciones criminales o terroristas.

Tras las pesquisas, se detuvo a un investigado en Madrid a quien se intervinieron 109 armas de fuego, la mayoría de ellas cortas, pistolas y revólveres, entre las cuales se encontraban también un arma de guerra, un fusil de asalto automático AK47. También, once pistolas detonadoras transformadas para efectuar fuego real y cuatro pistolas semiautomáticas de fabricación completamente artesanal.

Además, se intervinieron 14.000 cartuchos metálicos de diferentes calibres, 5,6 kilos de pólvora para la fabricación de munición y abundantes piezas y componentes esenciales para el ensamblaje y manipulación de armas de fuego.

Por otro lado, los agentes detuvieron a una persona en Toledo, a quien se le intervino 104 armas de fuego, 75 cortas, veinte largas, cuatro detonadoras transformadas para hacer fuego real, cinco armas prohibidas de otro tipo, y 5.936 cartuchos metálicos de diferentes calibres. Muchas de las armas incautadas a este detenido habían sido introducidas ilegalmente en el país tras haber sido adquiridas por el mismo en el extranjero.

En la provincia de Lugo, se intervinieron armas y municiones y se detuvo en la ciudad autónoma de Melilla un individuo al que se le incautaron 2,7 kilos de marihuana y 15 colmillos y figuras de marfil. Algunos de los detenidos tenían las armas municionadas y listas para su uso, o en fundas para portarlas ocultas bajo la ropa en la vía pública.

En los últimos años, la Guardia Civil ha detenido en 108 operaciones contra el tráfico de armas y su vinculación al crimen organizado a 479 personas por este delito y ha incautado 5.240 armas de fuego, 655.073 cartuchos metálicos y 727,4 kilos de explosivos.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.