Publicidad

Un hombre de 33 años se encuentra herido de gravedad tras ser apuñalado a primera hora de la mañana en una conocida calle del madrileño barrio de Lavapiés, ha informado un portavoz de Emergencias Madrid.

La agresión ha ocurrido en torno a las 08:10 horas de este miércoles en la calle Argumosa confluencia con la calle Salitre. Un individuo ha apuñalado a otro en el tórax derecho, asestándole una puñalada debajo de la clavícula y otra debajo de la escápula.

Publicidad

Hasta el lugar ha acudido una ambulancia del Samur-Protección Civil, cuyos sanitarios han asistido al herido, le han hecho una analítica y una ecografía. Se han dado cuenta de que tenía heridas penetrantes y le han trasladado hemodinámicamente inestable al Hospital Clínico, donde ha ingresado con pronóstico muy grave.

La Policía Nacional investiga los hechos. De momento, no hay detenidos pero sabe que la víctima es un argelino de 33 años. Se desconocen de momento las causas de la agresión, ha indicado una portavoz de la Jefatura Superior. La Policía Municipal también ha acudido al lugar para regular el tráfico hasta que se han retirado los servicios de emergencias.

Estafa

La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Alcalá de Henares por un delito de intrusión informática y estafa de unos 20.000 euros a una empresa del municipio de Carballo (A Coruña) en la compraventa de un vehículo.

Según ha informado el Instituto Armado, la ‘Operación Gabiss’ llevada a cabo por el Equipo Coruña de la Comandancia de Guardia Civil de A Coruña con el apoyo operativo de la Brigada de Policía Judicial de la Policía Nacional de Alcalá de Henares, ha detenido a un ciudadano camerunés residente en Alcalá de Henares dedicado a realizar estafas utilizando las nuevas tecnologías.

Los hechos sucedieron a raíz de la denuncia interpuesta en el Cuartel de la Guardia Civil de Carballo, en la que la víctima, una empresa ubicada en esta localidad, manifestó haber sufrido una estafa por valor de 40.000 euros, de los cuales perdió finalmente 20.000, en la compraventa de un vehículo.

Un vehículo de la Guardia Civil durante una operación (Foto: Archivo)

La estafa se la habían realizado con el conocido método de la ‘factura’, detalla la Benemérita, que consiste en «el hackeo del ordenador de la empresa, mediante un malware, con el fin de conocer las gestiones que desarrollan con esa dirección, nombre y cargo del usuario y correo electrónico, consiguiendo así los datos financieros confidenciales de la compañía«.

Una vez que obtuvieron la información, suplantaron la identidad de un responsable de las operaciones corporativas y, tras ello, relatan las mismas fuentes, «empezaron a operar realizando distintos envíos de correos electrónicos al contable de la empresa, haciéndose pasar por un proveedor habitual, e indicándole un número de cuenta bancaria diferente a la habitual donde debían de ingresar los abonos».

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.