Publicidad

La Comunidad de Madrid ha cargado este jueves contra el impuesto a las grandes fortunas anunciado por el Gobierno central. El consejero de Economía, Empleo y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha calificado este nuevo tributo de «injusto» y «destructivo».

Lo ha hecho instantes después de conocerse el nuevo impuesto y nada más tomar la palabra en el Pleno de la Asamblea de Madrid, precisamente en el turno de defensa de las nuevas rebajas fiscales en materia de maternidad y paternidad y de fomento de la natalidad y la conciliación impulsadas por el Ejecutivo autonómico.

Publicidad

«Hoy damos un nuevo paso y lo hacemos en el día en el que escuchamos a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunciar un impuesto tan injusto, tan antieconómico, tan destructivo, como los 16 impuestos anteriores de Pedro Sánchez creados desde que empezó en el Gobierno», ha manifestado el consejero madrileño.

Fernández-Lasquetty entiende que «por culpa de la obsesión del Gobierno de Pedro Sánchez por los impuestos» España es el único «gran país de Europa que no ha recuperado todavía el PIB previo a la pandemia«.

«Cuánto más Sánchez, cuántos más impuestos, cuánto más camino de intervención económica, menos crecimiento económico y peor para todos«, ha reiterado el dirigente madrileño.

Además, ha incidido en que desde que «Isabel Díaz Ayuso es presidenta de la Comunidad los madrileños han pagado 22.605 millones menos de lo que hubieran tenido que pagar de no haber sido por la acción de este Gobierno».

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (Foto: EP)

Las grandes fortunas

Según ha anunciado la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, esta manala. las grandes fortunas y rentas más altas del país deberán afrontar desde 2023 un nuevo gravamen, un sistema similar a los impuestos para las empresas energéticas y la banca, en estos momentos en tramitación en el Congreso.

Aunque no ha detallado que fórmula se seguirá, la ministra sí ha avanzado que la nueva figura impositiva comenzará a aplicarse con toda probabilidad en poco más de tres meses, desde el 1 de enero del próximo año.

«Al igual que ha ocurrido en los impuestos a energéticas y banca, trabajaremos en una fórmula temporal y posteriormente las circunstancias dirán si es necesario o no prorrogarlo», ha avanzad Montero.

No obstante, el Ministerio estudia la fórmula de aplicarlo, ya que, según ha precisado Montero, los Presupuestos Generales del Estado pueden incluir modificaciones en las figuras tributarias existentes, pero no contemplar la creación de un nuevo tributo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.