Publicidad

La Comunidad de Madrid va a invertir en los próximos meses 60 millones de euros para seguir implantando su nuevo modelo de atención residencial para personas mayores dependientes, basado en unidades de convivencia más pequeñas que faciliten su autonomía y privacidad con unos servicios comunes. Paralelamente, creará cuatro nuevos centros para mayores en Vistalegre, Torrejón de Ardoz, Getafe y Móstoles

Así lo ha anunciado hoy la jefa del Ejecutivo autonómico, Isabel Díaz Ayuso, durante la primera jornada del Debate del Estado de la Región, donde ha precisado que esa transformación pasa por habilitar unidades de convivencia residencial con un máximo de 25 plazas, con espacios más íntimos y reducidos donde las relaciones interpersonales se puedan desarrollar mejor y zonas comunes que contarán con personal específico y programas adecuados para favorecer la conservación de
las capacidades funcionales y cognitivas de las personas mayores.

Publicidad

Ayuso ha recordado que ya está empezando a implantarse en la residencia pública de Navalcarnero y se extenderá a otros centros de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS).

Además, la presidenta ha avanzado que antes del final de la legislatura se van a crear 4.000 nuevas plazas y servicios para personas en situación de dependencia en Centros de Día (500) y ayuda a domicilio (3.000). Se crearán así cuatro nuevos centros para mayores en Vistalegre, Torrejón de Ardoz, Getafe y Móstoles; y 500 plazas más en residencias. Este incremento se suma al proyecto de teleasistencia avanzada en el que ya trabaja el Gobierno regional, al que se van a destinar 35 millones de euros, y a la mejora de las prestaciones económicas vinculadas al servicio.

Todas estas nuevas medidas se van a complementar con un importante plan de mejora de las instalaciones de los centros de atención a mayores de titularidad pública con gestión indirecta. Así, se van a desarrollar obras de rehabilitación y mantenimientos en un total de 25 recursos de esta red (18 residencias, cinco pisos tutelados y dos Centros de Día que suman cerca de 4.000 plazas y tienen una media de 20 años de antigüedad), para mejorar la calidad de los servicios que prestan a sus usuarios.

Soledad no deseada

También dentro del capítulo de atención a la dependencia, Díaz Ayuso ha anunciado la puesta en marcha del programa Hacemos hogar, una iniciativa orientada a combatir la soledad no deseada entre las personas mayores, concretamente las que habitan en las zonas rurales de la región. En los próximos meses se va a estrenar un proyecto piloto en la localidad de Gargantilla del Lozoya, donde se va a habilitar un centro de 12 plazas para fomentar la convivencia y el contacto entre estas personas que será gestionado a través de la iniciativa municipal.

Publicidad
Un Centro de Día en la región.

Durante su intervención, la presidenta ha recordado que la Comunidad de Madrid abrirá el próximo año su primer centro residencial dedicado específicamente a atender a víctimas de violencia contra la mujer mayores de 65 años, con una inversión de casi 900.000 euros para dar respuesta a las necesidades de este colectivo.

Se trata de personas especialmente vulnerables que requieren de un enfoque propio tanto en su proceso de concienciación como víctimas como en la información sobre sus derechos y los recursos de protección y apoyo disponibles.

Aumento de la RMI

En el marco de estas ayudas sociales, la Comunidad de Madrid va a incrementar hasta un 40% la cuantía de la Renta Mínima de Inserción (RMI) a partir del próximo año para que las familias vulnerables de la región que no cumplen los requisitos establecidos en el Ingreso Mínimo Vital (IMV) reciban un importe equiparable al que perciben los que sí cobran la ayuda estatal.

Esta decisión de incrementar la ayuda autonómica también afectaría a los casos de menores de 16 a 18 años que están emancipados o personas solas de entre 23 y 29 que no llevan más de dos años de manera independiente, como exige la normativa del Ingreso Mínimo.

Apoyo a las familias

La Comunidad de Madrid va a poner en marcha Mis primeros mil días de vida, un programa pionero a nivel nacional que va a suponer una estrategia de apoyo integral a las familias, especialmente las más vulnerables, para garantizar la salud física y mental de las madres y sus hijos desde la gestación y durante los primeros tres años de vida del menor.

Según ha detallado Ayuso, esta iniciativa ofrecerá a las madres y a sus bebés una atención multidisciplinar tanto social como médica durante este periodo, una etapa decisiva para el futuro desarrollo del niño y para actuar contra los obstáculos que pueden encontrar las familias más desfavorecidas, evitando situaciones de riesgo y potenciando la igualdad de oportunidades.

Publicidad

Este servicio de asistencia comenzará a funcionar el próximo mes de enero, a través de una experiencia piloto en la que participarán 110 familias de las localidades de Collado Villalba y Torrejón de Ardoz, donde un grupo de profesionales multidisciplinar integrado por enfermeros especializados en pediatría, enfermería familiar, comunitaria y obstétrico-ginecológica, graduados en psicología y especialistas en trabajo y educación social, se desplazará a sus viviendas de manera periódica para ofrecerles asistencia y pautas de actuación en ámbitos como dieta, lactancia, seguridad, salud mental y habilidades que fomenten la parentalidad de manera positiva.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.