La Comunidad de Madrid necesita 7.986 en las residencias de mayores para alcanzar las 5 plazas por cada 100 personas mayores de 65 años que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), según revela un informe de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

El documento revela, no obstante, que el número de plazas en estos complejos residenciales se incrementó un 11,2% en la Comunidad de Madrid en 2021 hasta alcanzar las 53.823 (956 más que el año anterior), de forma que

Del total de plazas en 2021 en la región, 31.251 correspondían a residencias de gestión privada (el 58,1%) y las 22.572 restantes eran públicas (41,9%), que incluye plazas en centros públicos, plazas concertadas en centros privados, y plazas que se financian con la prestación vinculada al servicio.

A nivel nacional, el número de plazas se ha incrementado un 2% en 2021 hasta alcanzar las 397.443 (7.766 más que el año anterior), tras el «estancamiento» en 2020 por la pandemia de la Covid-19, mientras que aún se necesitan 76.350.

«Los datos recientemente publicados por el IMSERSO parecen indicar un crecimiento del sector residencial en 2021, tras el estancamiento registrado el año anterior como consecuencia del enorme impacto del Covid-19 en estos centros. Se pone de manifiesto que las residencias siguen siendo una gran necesidad en nuestro país, por el incremento de población de avanzada edad y en situaciones de dependencia y necesidad de cuidados de larga duración», ha señalado la asociación.

Varios ancianos en una residencia (Foto: M. Dylan/Ep)

Por ello, precisa que, a pesar del incremento de plazas residenciales, su déficit sigue aumentando. Así, si en 2014 faltaban 53.103 plazas para alcanzar la ratio del 5%, en el último año este déficit alcanza las 76.350.

Más plazas

Además, la asociación advierte de que, teniendo en cuenta la demanda que existe actualmente sin atender, serían necesarias al menos 35.000 plazas residenciales para las personas con dependencia severa (Grado II) o grandes dependientes (Grado III), que se encuentran en la lista de espera o ‘limbo’ de la dependencia.

Según los últimos datos oficiales del IMSERSO, 80.862 personas con Grado II y III están en lista de espera para ser atendidas, a las que hay que sumar 60.000 pendientes de valorar, que previsiblemente obtendrán uno de esos grados, lo que eleva el número hasta las 140.862 personas, de las cuales, aplicando también los porcentajes actuales de personas atendidas, una de cada cuatro demandaría un servicio residencial en plaza pública, concertada o en prestación económica vinculada a ese servicio.

Según el estudio, las comunidades con mayor déficit de plazas son Andalucía y la Comunidad Valencia, con 31.475 y 23.485 respectivamente. Mientras, en cinco comunidades sigue habiendo un exceso de plazas, entre las que destaca Castilla y León, con 17.503, seguida de Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura y Asturias.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.