El exconsejero de la Comunidad de Madrid Alberto Reyero ha sido citado a declarar como testigo por el Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid en relación a los protocolos aplicados en la pandemia para no derivar a ancianos de residencias a hospitales en la primera ola de la Covid, que se saldó con decenas de fallecimientos. Junto al exconsejero ha citado a declarar también en calidad de testigo el exdirector general de coordinación sociosanitaria Carlos Mur

Ambos exaltos cargos de la Administración sanitaria regional están llamados a comparecer el próximo 23 de marzo en el marco del procedimiento que investiga tres querellas presentadas por Marea de Residencias contra la residencia DomusVi Albufera de Madrid por la muerte de tres ancianas.

Desde Marea de Residencias han señalado que estás comparecencias arrojan un halo de «esperanza» a las familias, ya que son «dos figuras clave para dilucidar que estos protocolos fueron reales y se lo pasaron a residencias con obligado cumplimiento, lo que determinó que hubiera miles de personas fallecidas sin la oportunidad de ser asistidas en los hospitales y tener la oportunidad de sobrevivir».

Una residencia de ancianos en la región durante los picos de la pandemia (Foto: Ep)

El exconsejero ha escrito un libro -que se está presentando por la región-, ‘Murieron de forma indigna’, donde relata que, en los primeros compases de la pandemia, no fue convocado a una reunión el 11 de marzo de 2020 con miembros del Gobierno como Javier Fernández-Lasquetty y Antonio Burgueño, donde se tomaron una serie de medidas, entre ellas la medicalización de residencias.

«Al día siguientes se creó el protocolo. El primer protocolo fue el día 18», ha destacado. El extitular regional de Políticas Sociales señaló que comprobó los detalles de ese protocolo el 21 de marzo.

«Significaba que las personas con nivel dependencia 2 quedaban excluidas de atención sanitaria. La sensación era de incredulidad. Luego me fui dando cuenta de lo que eso significaba. Esa tarde fue complicada», admitió.

«Las consecuencias de esos protocolos fueron terribles. Nadie merecía morir en estas circunstancias. En el mejor de los casos, les dieron morfina y sedación. Es algo que me duele o que siempre me dolerá», afirmó.

Protocolo conocido

En la comisión de investigación sobre Residencias y Covid-19 en la Asamblea de Madrid, Mur afirmó que miembros de las Consejerías de Sanidad y de Políticas Sociales conocían y «participaron desde el principio» en la redacción de los protocolos geriátricos que él firmó y envió a ambos departamentos regionales.

En estos documentos se fijaban criterios para no derivar a determinados residentes enfermos de Covid-19 con dependencia o discapacidades a hospitales durante el punto más álgido de la pandemia.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.