Publicidad

Un robot retirará desde hoy, los forjados afectados en la explosión del día 6 en el edificio de la calle General Pardiñas 35 de Madrid y los técnicos realizarán mientras tanto una monitorización real de la demolición parcial del edificio, que ya se está llevando a cabo.

«La demolición en sí ya ha empezado, hemos empezado a retirar todos los elementos que habían sido expulsados (…) con una gran acumulación de escombros, para dar seguridad estructural al edificio de Ayala, 78. Estamos pendientes de apuntalar todo el edificio para que los vecinos del área contraria puedan entrar en sus casas cuanto antes«, trasladó el viernes el delegado del área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes.

Publicidad

También detalló que ya habían llegado las grúas y se estaba realizando un sistema de monitorización de toda la fachada, que es lo que más preocupa, para «tener constancia de cada movimiento» y evitar su posible demolición, mediante sensores en tiempo real.

El objetivo, según afirmó el delegado, es intentar salvar el torreón del edificio, que en primer lugar iba a ser demolido pero los técnicos han decidido finalmente salvarlo. Para ello también se instalará un andamio interior. «Vamos a poner un corsé al edificio para evitar cualquier tipo de movimiento de la estructura«, ha concretado.

Un grave riesgo

El robot que se encargará de llevar a cabo las tareas más complejas llegará el próximo martes, ya que tal y como ha asegurado el delegado no van a meter personal a realizar las tareas de demolición porque sigue existiendo «un grave peligro para las personas». El operario que se encargará de manejar el robot será el mismo que realizó los trabajos en la explosión de la calle Toledo.

Edificio afectado por la explosión en la calle General Pardiñas de Madrid.

También, trasladó que siguen manteniendo la declaración de ruina parcial del edificio, con los áticos como zona especialmente afectada.

Por otro lado, los técnicos van a ir sacando todos los enseres de los propietarios, comenzando por los áticos en coordinación con la Junta de Distrito. «Estamos en perfecta coordinación y actualizando toda la información con los vecinos para dar seguridad y tranquilidad a estas personas que han perdido gran parte de sus vidas», expresó Fuentes.

Sobre los tiempos, informó de que los trabajos de demolición durarán como mínimo unas tres semanas. A partir de ahí, la comunidad de propietarios se encargará de seguir trabajando.

El viernes pasado los técnicos de Control de Edificación del Ayuntamiento de Madrid han concluido su tarea de apuntalar el edificio explosionado y los anexos al que explotó parcialmente el viernes anterior en la calle General Pardiñas 35 de Madrid, ya que tiene una parte muy dañada.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.