Publicidad

El juez de Instrucción número 54 de Madrid ha solicitado que la Policía Municipal de Madrid se encargue de investigar la explosión que se produjo en un edificio de la calle General Pardiñas de Madrid, al tratarse de un accidente laboral.

El siniestro tuvo lugar cuando se desarrollaban unas obras en el interior del inmueble. En el momento de la explosión, dos obreros, fallecidos, bajaban al sótano para cerrar la llave del gas tras detectar un fuerte olor.

Publicidad

El pasado miércoles, el juez ordenó que fuera la Unidad de Investigación y Coordinación Judicial de la Policía Municipal de Madrid la que se encargara de las averiguaciones, según han confirmado fuentes policiales.

La Policía Nacional se encargó de las pesquisas a la espera de que el juzgado determinara si se trató de un accidente laboral, pero ahora será la Policía Municipal de Madrid la que se haga cargo de la investigación, indica el diario ‘El Mundo’.

Suceso

Los dos operarios fallecidos trabajaban en labores de fontanería en la tercera planta pero fue cuando bajaron al patio para cerrar la llave de gas, cuando les sobrevino la deflagración y fueron sepultados por los escombros.

Bomberos del Ayuntamiento de Madrid siguen trabajando en las inmediaciones de la vivienda del barrio Salamanca (Foto: A.M.Vélez/Ep)

Los fallecidos tenían 21 y 27 años y son de nacionalidad española y hondureña. Estaban trabajando en unas obras de reforma cuando olieron el gas que se estaba escapando por una fuga. Para mitigar el problema, bajaron al patio para cortar la llave de paso, cuando ocurrió el accidente laboral.

Tareas de demolición

Un robot retirará desde hoy, los forjados afectados en la explosión del día 6 en el edificio de la calle General Pardiñas 35 de Madrid y los técnicos realizarán mientras tanto una monitorización real de la demolición parcial del edificio, que ya se está llevando a cabo.

«La demolición en sí ya ha empezado, hemos empezado a retirar todos los elementos que habían sido expulsados (…) con una gran acumulación de escombros, para dar seguridad estructural al edificio de Ayala, 78. Estamos pendientes de apuntalar todo el edificio para que los vecinos del área contraria puedan entrar en sus casas cuanto antes«, trasladó el viernes el delegado del área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes.

También detalló que ya habían llegado las grúas y se estaba realizando un sistema de monitorización de toda la fachada, que es lo que más preocupa, para «tener constancia de cada movimiento» y evitar su posible demolición, mediante sensores en tiempo real.

El objetivo, según afirmó el delegado, es intentar salvar el torreón del edificio, que en primer lugar iba a ser demolido pero los técnicos han decidido finalmente salvarlo. Para ello también se instalará un andamio interior. «Vamos a poner un corsé al edificio para evitar cualquier tipo de movimiento de la estructura«, ha concretado.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.