Publicidad

El Consistorio pondrá en marcha ‘BUSRAPID’, un autobús «ultra rápido» que conectará Valdebebas, Sanchinarro y Las Tablas con el hospital Ramón y Cajal, en el distrito de Fuencarral-El Pardo, además irá en un carril reservado para este servicio, con prioridad en los semáforos.

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida lo ha anunciado hoy durante su intervención en un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum celebrado en el hotel Ritz de Madrid.

Publicidad

En estos momentos el proyecto está siendo redactado, por lo que se calcula que las obras comenzarán a finales de diciembre y terminarán en un plazo de unos cuatro meses. Se prevé que funcione a finales del mes de abril de 2023.

El área de Medio Ambiente y Movilidad estima que tendrá un coste de 11 millones de euros; 5 corresponden para la infraestructura que permitirá dar servicio y los otros seis millones de euros para la compra de los vehículos eléctricos.

Autobús ultra rápido.

Podrán viajar hasta 100 personas

Los vehículos se moverán gracias a la energía eléctrica y tendrán capacidad para 100 viajeros. Este tipo de transporte puede llegar a conseguir una reducción acumulada de más de 700.000 kilómetros anuales en coche y la disminución de 125 toneladas de CO2 y 200.000 kg de óxidos de nitrógeno.

El billete se paga en la marquesina, donde habrá una máquina de billetes, que iría con panel solar y protección antivandálica. Así se minimiza al máximo el tiempo en parada porque el conductor no interactúa con los pasajeros.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha explicado que se trata de «un sistema de explotación que funciona en algunas ciudades donde existe una necesidad de movilidad masiva y no existe una infraestructura como la ferroviaria y por tanto existe ya en algunas ciudades», como por ejemplo en Granada.

Almeida observa un gran progreso

El alcalde ha asegurado que la situación de Madrid en la actualidad es similar a la imagen de «la Barcelona del 92» al ser «un modelo de prosperidad» que está «abierto al mundo».

«Hace meses estuve en Barcelona y dije que ahora Madrid es la Barcelona del 92», ha expresado Almeida, porque Madrid es «una ciudad alegre, optimista y abierta al mundo». «En estos momentos es heredera de esas virtudes», ha indicado.

Si bien, ha advertido de que Barcelona ha enseñado que «se tarda décadas en crear una marca, se tarda décadas en crear valor reputacional y se tardan años en perderlo». Por ello, entiende que «a lo largo de los próximos meses, Madrid se juega la consolidación de un modelo de prosperidad en tiempos de adversidad».

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.