Publicidad

El área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid pondrá en marcha un Plan de Conservación Preventiva del Templo de Debod no estanco, que se podría ir actualizando de manera periódica.

Así, la primera acción consistirá en remitir los resultados de los estudios realizados a las principales instituciones del país vinculadas a la conversación de bienes culturales como son la Real Academia de San Fernando, el COAM, diversas universidades, el Museo Arqueológico Nacional o el Instituto del Patrimonio de España, ha informado el Consistorio en un comunicado.

Publicidad

El objetivo es contar con su colaboración y poder debatir en torno al tratamiento que el templo requiere, «en un debate que se amplíe al ámbito internacional, con el objetivo de abordar con criterio y rigurosidad científica la toma eventual de decisiones de envergadura».

La decisión sobre los pasos a seguir para el mejor mantenimiento del Templo de Debod se tomará por tanto de manera consensuada entre diferentes administraciones y organizaciones. Es decir, la decisión no la tomará el Ayuntamiento en solitario, sino que otras administraciones, como el Gobierno de España o la Comunidad de Madrid, también realizarán sus aportaciones y, además, será necesario tener en cuenta la opinión de otros expertos.

50 años de una parte de Egipto en Madrid

La ciudad de Madrid alberga uno de los pocos edificios faraónicos completos que pueden verse fuera de Egipto y, por este motivo, para el Consistorio es «una obligación y una gran responsabilidad asegurar su mejor conservación«.

El Templo de Debod fue inaugurado en su actual ubicación en Madrid el 20 de julio de 1972, hace ahora 50 años y para garantizar su buen estado, el Ayuntamiento podrá en marcha un Plan de Conservación Preventiva del Templo en permanente actualización

Fue donado por la República Egipcia a España en 1968, en agradecimiento por la ayuda al salvamento de los templos de Abu Simbel, en el marco de la Campaña de Salvamento de los Monumentos de Nubia. El Ayuntamiento de Madrid mostró su interés para que fuera instalado en la ciudad, haciéndose cargo de los costes de desmantelamiento, almacenaje en Elefantina y el posterior traslado a España, así como de su restauración y reconstrucción.

Sus más de 1.350 sillares originales ocupan 270 m2 de planta y el conjunto alcanza una longitud de 70 metros. Se trata del edificio de mayores dimensiones que ha salido de Egipto, muy superiores a las de los otros tres templos donados. Esas dimensiones obligaron a su emplazamiento al aire libre, aunque con el compromiso de que sería cubierto en el futuro de acuerdo con las condiciones para la cesión de los templos establecidas por la UNESCO.

Con el fin de proteger sus piedras y, especialmente, sus preciados relieves del agua de lluvia, el edificio quedó aislado del suelo, se reconstruyeron las fachadas perdidas en el siglo XIX y se cubrió su terraza. Su entorno, que abarca seis hectáreas, fue ajardinado con varias especies de palmeras y se construyeron dos estanques que rememoran su antiguo emplazamiento a orillas del Nilo.

Uno de los Museos más visitados

El templo pasó a formar parte de los museos del Ayuntamiento de Madrid en la década de los ochenta del siglo pasado. En 2007 fue declarado, a instancias del Consistorio, Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento.

En 2019 recibió 237.393 visitantes, unas cifras que descendieron bruscamente en 2020 (75.966 visitantes) y 2021 (87.664) a causa la pandemia de coronavirus y las restricciones que ocasionó.

En 2022, aunque lejos de las cifras de 2019, el número de visitantes del templo ha ido incrementándose hasta las 55.226 personas que lo han visitado entre enero y junio, lo que supone un 76,6 % más que en el mismo periodo de 2021 (31.264).

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.