Publicidad

El Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) de Ciudad Lineal se activa este lunes por primera vez en los barrios de las Ventas y Colina, una medida que afectará a los 35.513 residentes empadronados en esos ámbitos.

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, el Área de Medio Ambiente y Movilidad ha habilitado 4.693 nuevas plazas reguladas, 3.685 plazas en Ventas y 1.008 en Colina.

Publicidad

Su puesta en marcha atiende a la aprobación del Pleno del distrito de Ciudad Lineal del pasado 6 de abril de ampliar el SER a cuatro barrios, fruto de una consulta pública que realizó el distrito el pasado mes de marzo a través del portal Decide Madrid.

En este sentido, se señalaban los barrios de Ventas, San Pascual, Quintana y Colina. Así, de esos cuatro barrios se decidió ampliar el SER a una parte de Ventas, concretamente el interior del perímetro que queda delimitado por la calle Alcalá, la calle Hermanos Gómez, la avenida Marqués de Corbera y la avenida de la Paz.

En el caso de Colina, la extensión comprende todo el barrio, en concreto, el interior del perímetro que forman las calles de Arturo Soria, José Silva, la avenida de Ramón y Cajal y la M-30.

Plaza de las Ventas. Joaquin Corchero / Europa Press (Foto de ARCHIVO) 05/5/2020

La modificación de la Ordenanza de Movilidad Sostenible, aprobada el 13 de septiembre de 2021, prevé en su artículo 57 la ampliación del SER a 20 nuevos barrios de la ciudad siempre que, tal y como recoge la disposición transitoria quinta, cuente con «acuerdo previo favorable» de la junta de distrito correspondiente, así como haber consultado a los vecinos y asociaciones vecinales afectadas.

La principal razón por la que se ha incorporado el SER en los barrios de Ventas y Colina ha sido por la «alta presión» de estacionamiento que sufrían los vecinos para encontrar aparcamiento en sus barrios debido, principalmente, a su ‘efecto frontera’ respecto a barrios con estacionamiento regulado.

En Ventas es destacable la influencia de la plaza de toros en días de eventos o venta de entradas, el efecto del comercio local sobre el estacionamiento, así como los accesos desde la M-30, que han convertido al barrio en un aparcamiento disuasorio para usuarios de rutas intermodales.

De la misma forma, en Colina se ha constatado el uso del barrio como aparcamiento disuasorio por parte de los trabajadores no residentes con el fin de acudir a sus puestos de trabajo aprovechando la oferta de transporte público del barrio, en concreto, dos estaciones de metro y varias líneas de autobús.

Algunos de ellos acceden desde vías importantes como la M-30 e, incluso, llegan a pie a la zona regulada a través de la calle Costa Rica y la avenida de Ramón y Cajal con el fin de «evitar las limitaciones del estacionamiento regulado».

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.