Publicidad

El juez Adolfo Carretero ha rechazo la petición de Alberto Luceño de reactivar la comisión rogatoria a Malasia para interrogar al proveedor malayo que nutrió de productos sanitarios a Luis Medina debido a que este país flagela a sus presos, lo que supone «un obstáculo insalvable para cualquier cooperación judicial».

Así consta en un auto, al que tuvo acceso Europa Press, en el que el magistrado se opone a la petición de Luceño, a la que se había adherido el Grupo Podemos y el PSOE pero pidiendo que declarase en calidad de investigado.

Publicidad

En un escrito, la defensa de Luceño insistió en que se reactivara la comisión rogatoria dada «la importancia del testimonio» del empresario malayo para el hallazgo de la verdad procesal».

La petición se hizo a tenor de la respuesta que ofrecieron las autoridades malayas el pasado abril en relación a que el empresario rehusaba colaborar con la Justicia española. Sin embargo, el letrado mencionaba en su escrito una entrevista de San Chin Choon a un medio español en el que manifiesta que está colaborando con la investigación.

Luis Medina, rodeado de medios de comunicación, a su llegada al juzgado (Foto: Ep)

En la resolución, el juez esgrime en primer lugar que ya se realizó la comisión en modo y forma exigido en la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LEC) invocando los tratados pertinentes con Malasia, que «tiene un sistema dualista de derecho internacional».

Recuerda el juez que Malasia ha exigido reciprocidad al Gobierno español, incluyendo el respeto a la pena de flagelación para que pueda ser aplicada a los extraditados de España a Malasia por el mismo delito por el que se investiga a los comisionistas.

Al respecto, se opone a dicha práctica y, aludiendo a lo que dice «acertadamente el fiscal», recalca que supone «un obstáculo insalvable para enviar cualquier ulterior solicitud de cooperación judicial a las autoridades malayas en el marco de la presenta causa», ya que es «evidente que la pena de flagelación no está permitida ni por la Constitución ni por el Código penal».

El magistrado añade que dicha comisión no sería útil, dado que el propio Luis Medina manifestó que ni le conocía ni había trabajado jamás con el citado empresario malayo, mientras que Luceño no ha aportado prueba documental que avale que le conocía por otras operaciones comerciales.

Ofertas de material sanitario

El Ayuntamiento de Madrid ha aportado al juez Adolfo Carretero dos pendrive que contienen las ofertas de distribución de material sanitario que se recibieron en los correos habilitados entre el 13 y el 24 de marzo para que se comparen con las de Luis Medina y Alberto Luceño.

En un escrito, la representación legal del Ayuntamiento da cumplimiento al requerimiento efectuado por el magistrado a instancias de Más Madrid dentro de la causa en la que se investiga la presunta estafa en la venta de productos sanitarios para hacer frente a la pandemia en los peores momentos del Covid-19.

Con la documentación aportada, el Consistorio quiere zanjar las acusaciones de supuesto trato de favor hacia los comisionistas. El fiscal ya descartó este extremo al aseverar que los contactos previos entre investigados y terceras personas, entre ellas el primo del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, serían «irrelevantes» para la causa, dado que los delitos son posteriores.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.