Publicidad

El Ayuntamiento de Madrid recurrirá la sentencia que anula la licencia de la cocina industrial en el número 8 de calle Alejandro Ferrant, en Arganzuela, junto al CEIP Miguel de Unamuno.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Madrid ha anulado la licencia concedida después del recurso presentado por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del centro. El Consistorio ha decidido recurrir siguiendo el consejo de los servicios jurídicos, han trasladado fuentes municipales a Europa Press.

Publicidad

Recurren en base a que el informe medioambiental que indica el juez «no era necesario según todos los informes municipales y el jurídico, que señala que el que falta sí está incorporado en el expediente». «Por tanto, por seguridad jurídica recomiendan recurrir», han explicado desde Cibeles.

El Ayuntamiento revisará toda la licencia «porque sí hay una duda respecto a los antecedentes del local, por si pudo haber un cambio de uso en los años 60«. Se estudiará toda la documentación y, si se comprueba que ese cambio de uso existió, se anularía la licencia.

Anulación

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Madrid ha anulado la licencia concedida a las cocinas industriales ubicadas en la calle Alejandro Ferrant 8, después del recurso presentado por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del centro Miguel de Unamuno, un problema del que se hizo eco Noticias para municipios a principios de este mes.

Cocina industrial al lado del colegio público Miguel de Unamuno.

Así, Noelia Cabezas, portavoz de Stop Cocinas Delicias, afirmaba no entender «por qué se permite instalar al lado de un concentración de población vulnerable como son menores de entre tres y doce años«, como es el CEIP Miguel de Unamuno.

Ante esta decisión jurídica, el delegado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, defendió que «no era necesario un informe de evaluación ambiental» para otorgar la licencia a la cocina industrial junto al CEIP Miguel de Unamuno al tiempo que ha añadido que «la licencia es un acto reglado».

En el auto, que todavía no es firme, se expone que es «indudable» que hay «perjuicios a los vecinos» derivados de la limpieza y tratamientos de residuos; «perjuicios derivados de la contaminación acústica, dado que el proyecto no ha valorado el ruido provocado por los vehículos y o motocicletas destinadas al reparto de comida a domicilio a establecimientos de restauración, comercios y particulares».

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha querido pronunciarse sobre las cocinas fantasma. La portavoz de Cs ha asegurado que que «no quiere» que las cocinas industriales estén cerca de los colegios.

«Yo, como madre de niños, me gustaría que no hubiesen cocinas industriales cerca de los centros educativos. Con la última aprobación no van a estar en zonas residenciales, salvo aquellas que midan menos de 350 metros y tengan la carga y descarga dentro del edificio», ha indicado.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.