La entidad Hogar Sí ha alertado de que las dificultades diarias a las que se enfrentan las personas en situación de sinhogarismo «se multiplican durante los meses de calor», cuando están expuestos a peligros como la deshidratación o la insolación y ante las altas temperaturas que se están registrando en el país durante todo este verano. En España hay más de 33.000 personas en situación de sinhogarismo.

«Buscar lugares donde se pueden cobijar del sol y evitar los peligros de la deshidratación o insolación son todo un reto cuando tienes que sobrevivir en la calle las 24 horas», ha advertido el director general de Hogar Sí, José Manuel Caballol, en declaraciones a EP.

Si bien, ha avisado de que «el sinhogarismo no puede tratarse como un fenómeno meteorológico» pues, mientras que el calor afecta a todas las personas por igual, el hecho de no tener una vivienda es «un agravante para sufrir los efectos que estas altas temperaturas pueden tener en la salud de las personas en situación de sinhogarismo».

Vivir en la calle en plena ola de calor, según señala Caballol, implica estar expuesto a muchos riesgos como «insolaciones, quemaduras, deshidratación o golpes de calor». Ante esta situación, Hogar Sí pide a las Administraciones Públicas que «apoyen las soluciones de vivienda, sin guiarse por el termómetro».

En este sentido, desde Hogar Sí trabajan con soluciones de vivienda «que ponen a la persona en el centro». «El acceso a la vivienda ayuda a desarrollar la autonomía de las personas en situación de sinhogarismo, a sentirse seguras en un hogar y evita muchos de los problemas de salud derivados de vivir en la calle, entre ellos muchos generados por este clima extremo», ha subrayado Caballol.

Vivienda.

Hasta que todas las personas tengan un hogar, en medio de los meses de verano, Hogar Sí recomienda a los ciudadanos que ayuden a las personas en situación de sinhogarismo, por ejemplo, preguntándolas sin necesitan agua o llamando al 112 si observan que la persona no se encuentra bien.

Asimismo, Caballol ha precisado que la ciudadanía puede apoyar a las organizaciones que trabajan en sinhogarismo durante todo el año para que dispongan de recursos para acabar con este fenómeno.

Precisamente, erradicar el sinhogarismo es el objetivo de varios proyectos piloto financiados por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, con cargo a los fondos europeos.

En concreto, el departamento dirigido por Ione Belarra ha destinado 156 millones de euros de los fondos europeos a 20 proyectos desarrollados por 137 organizaciones, entre ellas, Hogar Sí.

Dos de estos proyectos son ‘Derechos a la Vivienda’ y ‘H4Y FUTURO’, impulsados por Hogar Sí y Provivienda, para promover cambios en el modelo de atención al sinhogarismo, transformando plazas de alojamiento colectivo en plazas de vivienda, acompañando a las personas en su desinstitucionalización y en el ejercicio de su derecho a tomar sus propias decisiones; y formando a los profesionales en las habilidades necesarias para hacer realidad ese cambio de modelo.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.