En esta época invernal, tradicionalmente se producen las epidemias de virus respiratorios, especialmente de VRS y de gripe. Pero tras la pandemia de COVID-19 todo se ha revuelto.

Por ejemplo, el Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid (SUMMA 112) ha realizado cerca de 400 traslados críticos de menores de hasta 28 días de vida este año a través de su Unidad de Transporte Neonatal, 122 de ellas desde el 1 de noviembre y motivadas en su mayor parte por infecciones de tipo respiratorio.

Niños no inmunizados

La doctora Cristina Calvo Rey, presidenta de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP), afirma que «la epidemiología de los virus respiratorios se ha modificado tras la pandemia. El primer año no hubo infecciones; el segundo una epidemia de VRS fuera de su estación habitual (fue en verano); pero en general hemos estado un par de años con medidas de aislamiento y sin convivencia, y los niños no se han inmunizado. Por ello, ahora, son más susceptibles, tanto los pequeños como los mayores que no han pasado infecciones previas, y hay una gran bolsa de niños no inmunizados que van a pasar las infecciones respiratorias ahora«.

Unidad móvil del SUMMA (Foto: EP)

Así, esta experta incide en que los virus que están circulando ahora son el SARS-CoV-2 (agente causal de la COVID-19), el VRS o virus respiratorio sincitial, y la gripe. «Además, circulan otros virus como los adenovirus por ejemplo, aunque en menor proporción», apostilla.

Catarro común

La doctora Calvo recuerda, además, que el catarro común lo causan muchos virus, el más frecuente el rinovirus y el coronavirus humano, si bien incide en que todos los virus pueden causar un catarro; que consiste en rinorrea, tos, congestión y algo de fiebre ligera o sin fiebre.

Confusión de cuadros clínicos

Esta experta advierte asimismo de que no hay que confundir los cuadros clínicos, como el catarro o la bronquiolitis, con un virus concreto: «Todos los virus pueden causar todos los cuadros clínicos; si bien, el VRS es el agente que con más frecuencia causa bronquiolitis, y cuando estamos en plena epidemia como ahora, casi el 90% de las infecciones respiratorias en niños pequeños están causadas por este virus. La gripe habitualmente causa el típico cuadro febril con malestar general y síntomas respiratorios, pero ocasionalmente también puede causar cuadros de dificultad respiratoria, e incluso alguna bronquiolitis».

Con todo, la doctora Calvo Rey reconoce que en muchas ocasiones es «indistinguible» diferenciar un cuadro respiratorio de otro; si bien precisa que la bronquiolitis es el primer cuadro de dificultad respiratoria en niños por debajo de dos años, acompañado de rinorrea, de tos, y de algo de fiebre, o sin fiebre. «Y como he dicho lo más frecuente es que lo cause el VRS, pero también la causan el rinovirus y otros virus respiratorios. Cuando el cuadro es muy leve, tipo catarro, no hay que hacer ninguna prueba», agrega.

A su vez, y aunque muchas veces es imposible distinguir un cuadro de otro, la presidenta de la SEIP apunta que la gripe se caracteriza por fiebre alta y malestar general, con dolores musculares; mientras que el VRS suele causar bronquiolitis con dificultad respiratoria. «Pero no son compartimentos estancos. Cualquier virus puede dar cualquiera de esos síntomas», advierte. 

Además, resalta que a veces los virus van en coinfección y vemos un niño que tiene VRS y gripe y o VRS y adenovirus, es decir, que acumulan más de una infección a la vez.

Atención pediátrica saturada: cuando ir a consulta

Con todo ello, la presidenta de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica subraya que en todos los niveles de atención sanitaria están absolutamente desbordados actualmente.

Recuerda que se debe consultar con el pediatra cuando: el niño tiene dificultad respiratoria; si no ingieren alimentos; están decaídos y tienen mal aspecto. Por otro lado, la doctora Calvo remarca que la fiebre en un niño muy pequeño, especialmente por debajo de 3 meses, también debe ser evaluada; al tiempo que subraya que un catarro común no necesita de evaluación.

Asimismo, y a la hora de prevenir este tipo de cuadros respiratorios durante las etapas más frías del año, la doctora Cristina Calvo Rey, presidenta de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica, mantiene que, por ahora, emprender solo medidas higiénicas de lavado de manos, y procurar no estar en habitaciones cerradas con personas con síntomas catarrales e infecciones respiratorias. «Si los niños están enfermos no deben ir a las guarderías ya que infectan a todos los demás», ha concluido.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.