Publicidad

Los agentes de la Guardia Civil han logrado detener a un prófugo de la Justicia, uno de los más buscados de España, un preso que huyó en una motocicleta el 9 de marzo de 2014 cuando era trasladado a un centro hospitalario de Alcalá de Henares, ha informado el cuerpo en una nota de prensa.

Este individuo, Luis M.C., cumplía condena por su implicación en numerosos delitos contra el patrimonio, perpetrados mediante el método del alunizaje y por su excesiva agresividad con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Publicidad

La búsqueda se reanudó hace varias semanas, cuando durante una investigación observaron movimientos que les resultaron extraños en una finca situada en los límites de población de Batres y Sevilla la Nueva.

Las indagaciones posteriores pusieron en alerta a los agentes, ante la suposición de que en el interior de la misma pudiera estar realizándose algún tipo de actividad ilícita. Fruto de las vigilancias establecidas, constataron la presencia del ahora detenido, sobre el que constan siete señalamientos judiciales en vigor. Entre otros por su quebrantamiento de condena y por tener pendientes causas delictivas.

En la tarde de ayer, tras tener certificada su presencia en el interior de la finca de Serranillos del Valle. La Guardia Civil estableció un dispositivo con la participación de la USECIC de la Comandancia de Madrid y el Servicio Aéreo, para lograr la detención de este individuo y dado su grado de peligrosidad a garantizar el operativo, evitando el ataque a los agentes y su intento de fuga.

El detenido es Luis Martínez Calleja, de 29 años de edad, había sido incluido en un listado realizado por Policía Nacional y difundido como uno de los prófugos más buscados. En breve será puesto a disposición de la autoridad judicial competente.

Dos agentes de la Guardia Civil en un dispositivo.

Delinquía desde adolescente

En la ficha policial lanzada el mes pasado por la Policía se describe Luis con una persona bajita, ya que mide 1,68, tiene complexión delgada, y tiene el pelo oscuro. Lleva tatuajes tanto en la muñeca izquierda como en la derecha. Llama la atención su cicatriz en el labio superior.

Además, se muestra extremadamente agresivo ante la presencia policial, llegando a atacar a los agentes en numerosas ocasiones. Una de ellas fue en octubre de 2014, tras la famosa fuga cuando iba al hospital. Entonces, policías municipales el dieron el alto junto a su casa, situada en la calle Pozo Halcón, en el Pozo del Tío Raimundo. Se resistió dando patadas y puñetazos a los agentes, que tuvieron que pedir refuerzos.

En esa vivienda descubrieron cientos piezas de vehículos y una moto aparcada sin matrícula. Y es que Martínez solía vender por Internet piezas de vehículos que robaba desde que era adolescente. En comisaría continuó resistiéndose a los agentes con amenazas como «Sé por dónde os movéis, que tengan cuidado vuestras familias. ¡Perros, desgraciados!», según recogen las crónicas de entonces.

Fue condenado muchas veces por estos robos. Una de las últimas en 2017, cuando la sección 30 de la Audiencia Provincial de Madrid le condenó junto a un compinche, Daniel L.C., por robar garajes de comunidades de vecinos para sustraer valiosas piezas y objetos de automóviles de alta gama.

Los robos fueron cometidos en aparcamientos de Madrid, Tres Cantos, Colmenar Viejo, San Sebastián de los Reyes, Griñón, Villaviciosa de Odón y Paracuellos. Una vez dentro, los acusados rompían las ventanillas de los vehículos para sustraer todo lo que había de valor en su interior. Otras veces se hacían con piezas de los propios vehículos como las ruedas, el volante, las llantas o el sistema de navegación. Los acusados trasladaban todo lo sustraído a una cochera de Getafe.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.