La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) ha alertado de que los servicios de Urgencias están «saturados», con un incremento de la carga asistencial que está por encima del 40 por ciento en algunas comunidades autónomas.

La SEMES ha advertido de la «complicada e insostenible» situación que continúan viviendo estos servicios y que «no ha hecho más que aumentar durante los primeros días del año, sin que el Gobierno y las comunidades autónomas apliquen soluciones de futuro para el sistema sanitario».

Un cartel de protesta en un centro de salud con servicio de Urgencias (Foto: Ep/Archivo)

«Los servicios de Urgencias y Emergencias cada vez atienden a más pacientes como consecuencia de la situación en la Atención Primaria, y a esto se añade el hartazgo de estos profesionales ante la falta de reconocimiento de su especialidad médica, que ya es una excepción global», han lamentado al respecto.

Actualmente, según SEMES, estos servicios atienden a un 30 por ciento más de pacientes de media respecto a cifras de 2019. Ya en noviembre, SEMES alertó de que estos datos iban en aumento, y así continúa sucediendo en los primeros días del año 2023.

Colapso en todas las Comunidades Autónomas

En su texto, los urgenciólogos avisan de un «colapso» en todas las comunidades autónomas. «En Madrid estamos ante un aumento de entre el 10 y el 20 por ciento, y con una mayor necesidad de ingreso«, ha ejemplificado el presidente de SEMES Madrid, Juan Armengol.

En el caso de Asturias, algunos hospitales como el Hospital Universitario Central de Asturias «han alcanzado su récord absoluto de todos los tiempos este 9 de enero», según el presidente de SEMES Asturias, Jose Antonio García.

«Las causas se deben a las dificultades de acceso de usuarios y pacientes debido a lo que sucede en Atención Primaria, sumando a esto la patología respiratoria estacional, el agravamiento de patologías crónicas y los festivos de las vacaciones navideñas», ha asegurado el representante de los urgenciólogos asturianos.

En Cantabria, la presión se sitúa «entre un 20 y un 35 por ciento más», comenta el presidente de SEMES Cantabria, Luis Prieto. Lo mismo sucede en La Rioja, según el presidente riojano de SEMES, Joseba Rodríguez, donde se «mantiene el incremento de un 30 por ciento de hace meses».

En Navarra, según el presidente navarro de SEMES, Iñaki Santiago, el incremento «supera el 10 por ciento», mismo porcentaje que en Murcia. «No hay sitio para los pacientes, no hay drenaje de pacientes. En nuestro caso, el incremento no es muy elevado, por lo que nuestro problema es que estamos sin camas en las cuales ingresar a los pacientes», ha señalado el presidente murciano de SEMES, Pascual Piñera.

En Baleares, el presidente autonómico, Daniel García, confirma que «durante todo el 2022 se mantuvo un aumento del 23 por ciento». «En lo que llevamos de 2023, respecto al mismo periodo de 2022, ya hay un incremento del 33 por ciento» En este sentido, en hospitales como el de Manacor, el porcentaje es de un 33 por ciento respecto al mismo periodo de 2022.

Los expertos indican que esta tensa situación se ha mantenido durante todo 2022 y que, con este nuevo año, los datos están empeorando. Así lo recalca el presidente de SEMES Galicia, Jose Manuel Fandiño: «Seguimos batiendo récords. De manera global, hablamos de un aumento de un 15-20 por ciento con respecto a 2022. Sin ir más lejos, el lunes 9 de enero de 2023, en el Hospital Universitario de A Coruña fuimos testigos de un aumento del 45 por ciento con respecto a datos mensuales de enero 2022. Y con 70 pacientes sin cama».

Además, añade que el problema principal al que se enfrentan es la falta de paso de pacientes a hospitalización en estos servicios e indica que, en ciudades como Pontevedra y Vigo, los picos también son de «entre 40-45 por ciento respecto al 2022».

Por otro lado, según la presidenta de SEMES Andalucía, Amparo Fernández de Simón Almela, en la comunidad andaluza el incremento es del 25 por ciento, al igual que durante todo 2022. «Hay aumento de ingresos por agudizaciones de pacientes crónicos y pluripatológico», ha comentado.

Asimismo, Fernández de Simón Almela ha indicado que los hospitales de provincias como Sevilla «están con aumento de presión muy altos con más de 40 pacientes a la hora y con más de 400 pacientes de media, cuando se partía de unos 300».

En Aragón, el presidente autonómico de SEMES, Rafael Marrón, ha explicado que «el principal problema actualmente es que se sigue entendiendo la urgencia como ‘almacén’ de pacientes». «El 10 de enero teníamos en urgencias 76 ingresos pendientes de cama, y más de la mitad de los pacientes esperando entre 48 y 72 horas por una habitación. Estamos en cifras récord. El mismo 10 de enero llegamos a tener a las 18:00 h. 215 pacientes», ha denunciado.

En la Comunidad Valenciana, el presidente autonómico de SEMES, Javier Millán, ha resaltado que el incremento «se sitúa en un 15 por ciento, pero con picos en días concretos de hasta el 40 por ciento».

Para Millán, en vista a estos datos, la especialidad en Medicina de Urgencias «no es un capricho, es una necesidad». Al hilo, el presidente de SEMES, Tato Vázquez Lima, ha reiterado una vez más «al Gobierno y a las comunidades autónomas la necesidad inmediata de la creación de la especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias mediante una Especialidad Primaria». «No se puede decir que no llevamos tiempo advirtiéndolo. Nuestro Sistema Nacional de Salud se está dinamitando», ha remachado.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.