ARTÍCULO DE OPINIÓN / SONIA BAÑOS

GETAFE / 7 FEBRERO 2014 / Muchas son las opiniones que se están vertiendo sobre el auto judicial donde finalizada la instrucción da un paso más en el ‘Caso Aparcamientos’. Es un paso más porque está claro que ve delito y en apenas unos días veremos qué ocurre. Lo que me sorprende es que ahora algunas voces aceleradas pidan dimisiones, cuando no tenían que haber ido muchos de ellos ni en listas. Y ahí están. Actualmente no están peor que ayer, si no dimitieron antes, no lo van a hacer ahora.

Ayer en Getafe se dieron dos circunstancias que representan a la perfección lo que ha pasado en nuestra sociedad, y que da unas pinceladas a los motivos sobre por qué estamos como estamos. Mientras muchos de estos políticos están enfangados en un proceso judicial por aprovecharse del sistema, otros se encierran en una sucursal bancaria para que no echen de su casa a un hombre al que le arrojan a la mendicidad. El poder que unos han tenido para hacer lo que han querido, cuando han querido, y las consecuencias, personas que ya no tienen ni donde vivir. Y claro que está relacionado, todo lo está.

El poder de la gente es el que tiene que poner orden a las cosas. Es el que, independientemente de la justicia, tiene que pensar por sí mismo y ver qué es lo que ha ocurrido en este municipio. Y tienen que estar vigilantes para que no vuelva a pasar. El dinero inmenso que se le ha dado a asociaciones amigas sin que tuvieran que justificar, a Casas Regionales que han utilizado locales municipales para hacer negocios particulares, hermanamientos sospechosos, empresas de obra menor que han reformado este pueblo dos mil veces, y siempre las mismas, planes generales de urbanismo ideados por el mismo señor que luego ha participado en su desarrollo, ediles de urbanismo implicados en relaciones oscuras que siguen como cargos públicos porque valen más por lo que callan que por lo que hacen… y así todo, un asco.

Mucho de estos concejales se tiran la vida misma en su sillón, ya no saben hacer nada más. Es más difícil enfrentarse a la realidad del ciudadano de a pie, y ser autónomo, ver cara a cara lo duro que es que cada tres meses te machaquen los impuestos, que la gente no te compre, que el estado no te ampare, tener un jefe de verdad que te pida resultados, etc. Pero no es su caso, porque aquí hay una clase privilegiada de políticos (no todos, ojo) que sirven al partido y no al ciudadano, que se tiran 12 o 14 años en sus despachos de concejal a cargo de confianza o de cargo de confianza a concejal. Y si ya huele mucho el tema, el partido los manda a otro municipio y vuelta a empezar. Podíamos hacer un recorrido sobre concejales de Getafe que han ocupado una concejalía, que han dejado la primera línea y la trayectoria que han tenido. Hoy no diré nombres, pero lo iré haciendo.

Mientras, la gente de la calle, la que se solidariza y se mete en un banco para intentar hacer algo por los que lo están pasando mal de verdad, ven cómo los que tienen que velar por sus derechos están más preocupados de sus imputaciones que de trabajar por su bienestar, aunque se pongan en un pleno la camiseta de tal causa o tal otra no vale, no hay quien se los crea. Porque son los mismos que luego por detrás puede que se hayan estado aprovechando de otras situaciones que no velan precisamente por el bien común. 

SONIA BAÑOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.