OPINIÓN MARÍA LUISA GARCÍA: «La frase “he intentado pedir cita en el centro de salud, pero no me daban hasta dentro de dos semanas” se repite en las conversaciones de mi entorno y mucho me temo que en la mayoría de la población ya.

Los centros de salud se han saturado ola tras ola de coronavirus. El impacto de la pandemia pudo ser inesperado en los primeros seis meses, pero nada justifica la falta de previsión de los siguientes. El COVID no es la única causa de su precariedad, la Atención Primaria sufría años de recortes previos.

Amnistía Internacional ha lanzado una campaña con el lema “¿Quién más tiene que pedirlo?” pidiendo que se invierta el 25% del presupuesto de Sanidad en Atención Primaria (ahora no llega ni al 10%). Lo explican en la página web ‘Defiende tu sanidad’ con humor, pero también suena a hartazgo. Yo añadiría “¿Qué más tiene que pasar?”. El cansancio y el duelo de los sanitarios está llegando al límite, los recursos faltan. Ya basta de palabras y promesas de responsables políticos, de lo dicho a lo hecho hay un gran trecho. Avancemos pues de una vez».

María Luisa García de Aguinaga es médico internista en Madrid

Centro de Salud Collado Villalba Estación

Comunicado de Amnistía Internacional

A continuación, parte del comunicado de Amnistía Internacional en referencia a la campaña sobre la Atención Primaria:

«La Sanidad pública sigue al límite. Después de dos años de pandemia que ha sometido al sistema público de salud a un estrés sin precedentes recientes, el crecimiento para el conjunto de las comunidades autónomas en relación a la inversión total en sanidad es solo de un 4,5% respecto a 2021, lo que supone menos de la mitad de lo que creció el gasto sanitario entre el 2019 y 2020 (10,8%).

Las comunidades autónomas no están cumpliendo con su obligación de lograr progresivamente la plena realización del derecho a la salud. Independientemente de la disponibilidad de recursos, las autoridades sanitarias tienen la obligación inmediata de adoptar las medidas adecuadas para garantizar una mejora continua y sostenida del disfrute del derecho a la salud a lo largo del tiempo. Entre otras medidas, esta obligación se cumple incrementando progresivamente la inversión de recursos en los sistemas de salud. Para que las CCAA cumplan con las promesas de reforzar la Atención Primaria deben presupuestar por encima del gasto sanitario efectuado en los últimos años y de manera sostenida a medio plazo.

Dos años después de los aplausos y los homenajes que la población dedicaba al personal sanitario desde los balcones de todo el país durante la pandemia, el personal de Atención Primaria está agotado y desbordado.

El Defensor del Pueblo destacó en su último informe anual que “se ha producido en varios momentos durante el año el desbordamiento de los servicios sanitarios, en la Atención Primaria, o en los servicios de urgencias y emergencias, con las consiguientes dificultades para continuar prestando una atención ordinaria a los pacientes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.