Publicidad

El grupo de rock ‘Badana’, formado en Ibi (Alicante) por Luís Miguel Rico (guitarra y voz), Joaquín Pérez ‘Chimo’ (bajo y voz) y Miguel Angel Avilés (batería), pisa el domingo el escenario del teatro Federico García Lorca, de Getafe, para celebrar su 40 aniversario.

La banda, que comenzó su andadura en 1982, pondrá en escena los éxitos de estas cuatro décadas dentro del rock duro nacional.

Publicidad

Durante 120 minutos, el grupo rememorará todos los temas después de la magia que se vivió en el Teatro de Ibi, un concierto aniversario al que le sigue una única fecha en el calendario, la de Getafe.

Se trata de una oportunidad para disfrutar de un concierto «especial» donde los alicantinos ofrecerán sus grandes éxitos acompañados por grandes invitados de la historia del rock como Carlos Pina (Panzer), entre muchos otros artistas.

Partiendo desde cero, la banda inició su carrera participando en concursos y quedando siempre finalistas. A finales de 1983 aparece su primera referencia discográfica, un single publicado por el sello EP que registraron en Barcelona, en los estudio Sono Centro. Los temas del plástico fueron ‘Seguiré siendo igual’ y ‘El joven muchacho’.

Publicidad

Empezaron a aparecer en las revistas nacionales tras la publicación de su primer Lp ‘Tiempos difíciles’ que publicara Xirivella Records en 1985. Financiado por ellos mismos, el objetivo era el de darse a conocer de una manera más seria por todo el estado. Fueron bien recibidos por las revistas y los medios y la gente que, hasta entonces no sabia nada de ellos, empezaron a confiar en Badana y a vaticinarlos como un grupo con porvenir.

Sus letras tienen mensaje, son directas y cantadas en un lenguaje sencillo, muy inteligible y sobre todo con mucho fondo, envuelto en una música muy enérgica, vital y muy acorde para cantar, lo que sienten tanto en sus temas fuertes como en las baladas.

En 1990 graban el tercer disco, ‘Romper el cascarón’, en esta ocasión para Gran Sol Discos, que recibe muy buenas críticas y en el que ratifican su condición de buenos compositores.

Publicidad

Siguen actuando por toda España y después de un silencio discográfico, no es hasta 1995 cuando editan su cuarto trabajo ‘Adios a las ruinas’, donde se muestran plenos de facultades superándose a si mismos. Toda la obra transpira madurez, experiencia y nivel tanto en las letras como musicalmente. Es un disco muy sólido y bien construido, considerado su obra maestra.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.