Los fuenlabreños han podido disfrutar este sábado en su propio municipio de esta fiesta, que se celebra cada 16 de enero en Navalvillar de Pela (Badajoz) con motivo del patrón, San Antón

FUENLABRADA/ 30 SEPTIEMBRE 2018/ Miles de fuenlabreños han participado este sábado en la Fiesta medieval La Encamisá, una actividad cultural de Interés Turístico Regional en Expremadura, que se organiza cada año en la ciudad pacense de Navalvillar de Pela, y que este año se ha trasladado al Fuenlabrada, con el objetivo de estrechar los lazos afectivos entre las Casas de Extremadura de ambos municipios.

Los fuenlabreños han podido disfrutar de esta fiesta, que se celebra cada 16 de Enero con motivo del patrón de aquel pueblo, San Antón, en su propio municipio. Ha habido caballos engalanados con sus mantas guatas, hogueras, vino de pitarra, migas y dulces típicos.

Miles de fuenlabreños participatron este sábado en la fiesta de La Encamisá. Foto: Junta Municipal de Distrito Barrio Vivero, Hospital y Universidad

Se trata de una fiesta tradicional, que goza de un importante reconocimiento por su tradición y vistosidad, y donde se ha rendido un homenaje a las 11.000 extremeños que residen en la ciudad y en concreto a los 161 vecinos que proceden de Navalvillar de Pela (Badajoz).

La fiesta ha tenido, entre otros protagonistas, al jinete, con la camisa blanca, pañuelo multicolor al cuello y otro, también multicolor, que le cubre la cabeza, terminado en pico; y al caballo que porta la famosa manta de madroños.

El alcalde participó como un fuenlabreño más de La Encamisá. Foto: Junta Municipal de Distrito Barrio Vivero, Hospital y Universidad

En concreto, en la representación ha participado el grupo de infantería, formado por una charanga musical y el grupo de caballería, donde estarán la bandera y el tambor, acompañados de unos 35 jinetes a caballo, totalmente engalanados con mantas de madroños.

Entre hogueras encendidas, los jinetes inician las carreras a media tarde del día 16 de enero, vísperas de San Antón, al son del tamborilero que recorre las calles de Pela por tres veces, junto al abanderado, la Cofradía y la Corporación.

La fiesta dura hasta las 11 de la noche, y es norma de “los peleños” obsequiar a los miles de visitantes que acuden a disfrutar de los festejos con la degustación de sus vinos de pitarra y sus buñuelos. En este caso han sido los fuenlabreños los que han podido degustar estas tradiciones gastronómicas extremeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.