El área de Juventud del Ayuntamiento de Coslada vuelve a programar los Viernes del Allende, después de dos años de inactividad debido  la pandemia. El programa arranca mañana con la esperada actuación de Sony Cash.

Los Viernes del Allende es una propuesta de música en directo con grupos y solistas, mayoritariamente del municipio, en un espacio privilegiado como es el anfiteatro  del parque Salvador Allende, ubicado en el barrio de Valleaguado de Coslada.

Publicidad
Veranos del Allende

Casi todos los viernes del mes de julio se podrá disfrutar de conciertos de diferentes estilos de música y pensados para un público variado. Las actuaciones tendrán lugar desde las 21.30 a las 23.30 horas y la entrada es gratuita.

La programación se inicia el 1 de julio con el indie rock de Sonny Cash para continuar el 8 de julio con Urbe, un grupo de estilo rock de la localidad. El15 de julio actuarán  Alguien ha visto a Janis, mientras que el 22 de julio se cierra el ciclo  con Bearwild y su estilo reggae/dance hall cosladeño.

Más cultura

Por otro lado, el Centro Cultural Antonio López de Coslada acoge hasta el próximo 2 de agosto la exposición de cerámica Reunidlos y anudadlos, de Raquel Algaba. La muestrainvestiga nuestra necesidad por estructurar y clasificar lo que nos rodea, aunque esto no nos sea comprensible en un primer momento.

Las figuras de esta exposición se encuentran dispersas por la sala en un aparente equilibrio entre lo que les rodea y un interior que parece ser mostrado y oculto al mismo tiempo: un rostro / máscara que tiene en el adorno y el artificio su verdadero lenguaje.

Los objetos y formas a los que se recurre no se corresponden con aquello a lo que remiten de manera evidente, sino que son una suerte de representación simbólica y es difícil definir su sentido: las escalas y los roles se encuentran desfigurados en una realidad manipulable y extensible donde lo físico y lo mental, tienen cabida al mismo tiempo.

Hablar desde el lenguaje de la imagen que se desconoce es hablar desde las sombras del significado. Como el cerebro reúne y anuda, acabamos conformando nuestra propia imagen de ese rincón sombrío.

El ser humano ha creado sus propios códigos de comunicación y dentro de los márgenes de esos códigos está su mundo y su manera de entenderlo, partiendo de la lógica que tal orden provoca.  

Jugando con la abstracción de unas estructuras de madera aisladas en medio del gran espacio, constituidas como pequeños escenarios y con claras referencias al teatro, subyace en ellas la idea que Junichiro Tanizaki señalaba en su ensayo El elogio de la Sombra, y la importancia tanto de lo que se ve claramente como de lo que se intuye a través de las sombras y la indefinición. Y sobre todo, de como los humanos pretendemos siempre completar esa imagen, por medio del gesto y del pensamiento.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.