Teatralia, el Festival Internacional de Artes Escénicas para todos los públicos de la Comunidad de Madrid, despliega a partir del próximo 4 de marzo su amplia programación y en su primer fin de semana ofrecerá once espectáculos en la capital y en nueve localidades de la región, que sumarán más de un centenar en toda su edición protagonizada por la danza, el teatro, el clown o los títeres.

Hasta el 27 de marzo, la edición número 26 de Teatralia ha programado 119 funciones de 15 espectáculos nacionales y 10 internacionales en Madrid, y en otros 27 municipios de la región.

Así, el próximo domingo 6 de marzo, a las 12: 30 horas, el Teatro Municipal de Coslada acoge la obra ‘Chinchulina y el ruiseñor de la China’, teatro de títeres para una edad recomendada a partir de los 4 años.

La obra

El emperador de la China vivía en un hermoso palacio hecho todo de la porcelana más fina y frágil del mundo, con bellos jardines y las flores más exquisitas y perfumadas del orbe. También tenía una hija muy alegre y llena de vida llamada Chinchulina, una niña algo tímida, pero que en cuanto escuchaba música perdía su timidez y se ponía a bailar por todo el palacio. Su alegría era tan contagiosa que hasta su padre el emperador se ponía a bailar con ella.

Un día la tristeza se apoderó del corazón de Chinchulina. Solo el canto de un pájaro llamado Ruiseñor Azul podría devolver la alegría a su mustio corazón. El emperador de la China, que nunca había salido de su hermoso palacio, decidió romper con la tradición y salir en busca de ese extraño pájaro. En su búsqueda irá descubriendo los afanes, las alegrías, los desvelos y los sueños de los humildes pobladores de su vasto imperio.

Chinchulina y el ruiseñor de la China es la última creación de La Canica Teatro, la reputada y muy galardonada compañía madrileña. La puesta en escena se basa en el trabajo de la actriz Alba Vergne junto con la escenografía y los personajes creados por Eva Soriano, Ricardo Vergne y Ana Iturrate. El espectáculo alcanza la excelencia en cuanto a caracterización y ambientación se refiere y lo logra, además, mediante la reutilización de objetos cotidianos, una de las señas de identidad de sus creadores.

Además de una ardua tarea de inmersión en la narrativa y los cuentos orientales, el director de la pieza, Pablo Vergne, ha utilizado un tempo lento para contar una bella historia que habla de los sueños, de la injusticia social, de las desigualdades… y también de la melancolía y la alegría de vivir. Un espectáculo sencillo, sensible y magistralmente contado y representado.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.