Publicidad

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera ha afirmado que España apoya el plan para reducir el consumo de gas en la UE y ha reconocido que el acuerdo requerirá «esfuerzos», pero en el caso de España, donde la reducción del consumo estará en torno al 7%, «no afectará a nuestra calidad de vida diaria». 

No obstante ha advertido de que «tenemos que prepararnos para un escenario de cero envío de gas» por parte de Rusia.

Publicidad

«Es una situación de crisis muy importante, una situación de crisis energética global donde Europa se pone en pie y dice que no va a aceptar el chantaje de Putin y por tanto tenemos  que prepararnos para un escenario de cero envío de gas. Es cierto, que este escenario a España no le afecta en un principio, porque nuestro abastecimiento viene por otras vías, pero también es cierto que nos afecta en cascada por el precio y porque hemos decidido que vamos a trabajar juntos unidos y de forma solidaria» ha argumentado la ministra.

Reducción de un 7% en el caso de España

Los 27 países de la UE se han comprometido esta semana a reducir un 15% el consumo de gas, aunque se contemplan excepciones, entre las que figura España, cuya bajada será de en torno al 7%.

La vicepresidenta tercera ha explicado que lo que se aprobó «es que no compute en el total de gas que se atribuye a España aquello que transferimos a otros países o aquello que tenemos que utilizar para la producción de electricidad en momentos de tensión en los que no podemos utilizar otras tecnologías».

La ministra confirmó que, de cara al invierno, en España se deberá reducir el consumo del gas entorno al 7%, realizando un gasto energético «lo más inteligente posible«.

En su opinión hay «muchas cosas» que todos sabemos y podemos hacer pero «debemos incorporarlo como habito cotidiano, como acto reflejo», como apagar las luces o bajar las persianas.

«De cara al otoño y al invierno, tenemos que incorporar otras medidas que faciliten flexibilidad en el uso de la energía. Si se puede sustituir gas por electricidad, tanto mejor; si podemos desarrollar a toda velocidad el empleo del biogás mezclado con gas, tanto mejor», explicó.

«Son medidas que requieren un esfuerzo, pero que no afectan a la calidad de vida o al modo en que estamos acostumbrados a manejarnos en el día a día, mas allá de tener incorporado este tipo de hábitos que con el tiempo habíamos perdido, porque nos habíamos acostumbrado a que la energía era algo prácticamente ilimitado, y eso no es así», indicó la ministra.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.