Cerca de 200.000 personas se han acercado hasta la basílica de San Pedro para despedir al papa emérito Benedicto XVI en estos tres días de capilla ardiente previos al funeral que celebrará este jueves 4 de enero el Papa Francisco en la plaza de San Pedro del Vaticano. Entre los asistentes, se ha podido ver a la reina Sofía y al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en representación del Gobierno de España.

Desde las 7.00 horas -cuando abrió sus puertas- hasta las 19.00 cuando se cerraron para la preparación del cuerpo para el sepelio se han contabilizado 60.000 personas que se suman a las 135.000 que hasta ahora habían pasado a rendir homenaje al cuerpo de Benedicto XVI expuesto ante el monumental baldaquino de Bernini.

Para la veneración pública, Benedicto XVI descansaba sobre un catafalco, cubierto por una tela de terciopelo rojo y sostenido por dos almohadillas, con una casulla roja y lleva en la cabeza una mitra blanca adornada. Entre sus manos entrelazaba un rosario.

A diferencia de sus predecesores, no llevaba el palio papal, la cinta de lana con cruces que se pone sobre los hombros y que simboliza la potestad de gobierno en una determinada jurisdicción. De hecho, será enterrado sin vestirlo, y, en cambio, será colocado en el ataúd como se hace con los obispos eméritos.

Tampoco luce en el dedo el anillo del pescador que usó durante el pontificado. En el pasado, para evitar que alguien pudiera falsificarlo, se procedía a su destrucción inmediata justo después de confirmar su muerte. Pero en el caso de Benedicto XVI, su anillo papal fue destruido en 2013, cuando anunció su renuncia.

La Reina Sofia y el ministro Félix Bolaños visitaron ayer la capilla ardiente con los restos mortales del Papa emérito/ Ministerio de Asuntos Exteriores

Funeral

El Vaticano ya ha comenzado con los preparativos en la plaza de San Pedro del Vaticano para el funeral del jueves de Benedicto XVI que será oficiado por Francisco a las 9.30 y para el que se esperan cerca de 65.000 personas, según los últimos datos de la prefectura de Roma.

Está previsto que amigos íntimos de Benedicto XVI, entre ellos su secretario personal, Georg Gänswein, quien ha permanecido a su lado todos estos años estén presentes para velar su cuerpo tal y como hicieron en la capilla ardiente instalada en el monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano cuando falleció el pasado sábado.

Antes de cerrarlo, su rostro será cubierto con un velo de seda blanca, tal y como se hizo en el funeral de san Juan Pablo II en 2005. En aquella ocasión el funeral duró tres horas y fue presidido por el entonces Decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Joseph Ratzinger.

El féretro con los restos mortales de Benedicto XVI será trasladado a la plaza de San Pedro a las 8.50 de la mañana para el rezo del Rosario por parte de todos los fieles, poco antes de que llegue el Papa Francisco para la celebración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.