La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional y la Guardia Civil de Ávila han puesto en marcha este lunes un dispositivo policial en el término municipal de Navalacruz para intentar aclarar qué sucedió con Juana Canal Luque.

En el gran despliegue policial desplegado a 5 kilómetros de Navalacruz se incluyen unidades caninas, medios terrestres y aéreos. Se prevé que el operativo inspeccione la zona durante varios días.

Juana Canal Luque, vecina de Ciudad Lineal, desapareció en febrero de 2003 sin que se volvieran a tener noticias de su paradero. Años después, en el paraje de Ávila donde ahora se investiga fueron localizados por un senderista el cráneo y el fémur de la desaparecida. Se sospecha que el resto del cuerpo podría estar enterrado en la zona y los huesos podrían haber sido movidos por animales.

Varios agentes de Policía durante los trabajos de inspección de la Policía Nacional y Científica, en el domicilio donde Juana Canal residía con su pareja, en el distrito de Ciudad Lineal (Foto: EP)

A finales de este último mes de septiembre, agentes de la Policía Nacional y Científica practicaron una inspección en el domicilio donde residía junto a su pareja Juana Canal Luque. La inspección estaba encaminada a localizar nuevos restos y vestigios de ADN que pudieran ayudar a esclarecer las circunstancias de su desaparición y homicidio.

Años de incertidumbre

A ‘Juani’, tal y como la llamaban sus seres queridos, se le perdió la pista cuando su hijo, al volver a su vivienda del madrileño distrito de Ciudad Lineal, encontró una nota de Jesús. La entonces pareja de su madre señalaba en su escrito que habían tenido una fuerte discusión y ella había salido corriendo de casa. «He salido a buscarla, pero no la he encontrado», escribió entonces Jesús, según ha detallado ‘Caso Abierto’.

Tras pasar los días y no dar señales de vida, la familia interpuso una denuncia. También comenzaron a rastrear la zona y colocaron cientos de anuncios en los que figuraba la fotos y los datos de esta mujer, nacida en 1965, con una estatura de 1,70 metros, ojos azules, pelo largo y rubio. Añadían que había salido de casa sin documentación, ni bolso ni teléfono y llevaba puesto un abrigo de piel negro.

La Policía barajó la posibilidad de que se tratara de un caso mortal de violencia de género. También investigaron la posibilidad de una huida voluntaria por sus antecedentes de alcoholismo y depresión, pero los familiares no lo creyeron, puesto que dejaba dos hijos de una anterior relación. Entonces, los agentes de Policía no pudieron resolver el caso y ahora se continúan las pesquisas para aclarar la muerte de Juana.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.