Publicidad

La asociación infantil Sonrisas sin Cáncer ha mantenido un acuerdo de colaboración con Faunia y el Zoo de Madrid para ofrecer un verano animado y diferente disfrutando de un día, de manera gratuita, con los animales a los niños que sufren esta enfermedad.

Ambos centros dan entradas sin coste a las niñas y niños junto a sus familias para que puedan pasar un día rodeados de animales y «desconectar» del hospital y sus tratamientos, una oportunidad «beneficiosa» para ellos, según ha explicado Sonrisas sin Cáncer en un comunicado.

Publicidad

La razón por la que se ha lanzado esta iniciativa es ofrecer la posibilidad a los niños inmunodeprimidos de pasarlo bien en estos meses estivales, al no poder ir a piscinas o a la playa por el elevado riesgo de coger una infección.

«Repercuten de forma positiva en los pacientes», han subrayado, lo que supone un día de «desconexión» e «ilusión» para encarar mejor el tratamiento médico, «olvidándose por un momento de la enfermedad». Así, lo que se busca con esta iniciativa es aportarles «un soplo de aire fresco» y conectar con el verano «como cualquier niño más», ha indicado la presidenta de la asociación.

Es el segundo año consecutivo que se lleva a cabo este proyecto, «causando un muy buen impacto» en la población más pequeña de Madrid. «Los animales son una de las motivaciones más nobles de nuestra biodiversidad», en palabras del director de Zoo de Madrid y Faunia, Enrique López, «y pueden ayudar a los niños convalecientes y enfermos», además de a sus familias a desconectar.

¿Por qué se produce el cáncer infantil?

Cada año se diagnostican cerca de 1.400 nuevos casos de niños con cáncer en España. A pesar de ser una enfermedad rara, el cáncer infantil es la primera causa de muerte por enfermedad hasta los 14 años. Sin embargo, la tasa de supervivencia a 5 años de 0 a 14 años alcanza casi el 80%, según la Sociedad Española de Hemato-Oncología Pediátrica (SEHOP).

Pero, ¿qué es el cáncer? Aunque las causas que originan el cáncer se desconocen, sí que podemos decir que el cáncer surge como consecuencia de la alteración de los mecanismos normales de control de la diferenciación y proliferación celular. Es una enfermedad que teóricamente puede ocurrir en cualquier órgano o tejido.

Así, los órganos del cuerpo están formados por tejidos, que se componen de conjuntos de células que alcanzan funciones altamente especializadas para cumplir el objetivo que tienen encomendado en cada órgano o tejido. «Órganos y tejidos crecen y se desarrollan para llegar a alcanzar el tamaño adulto, y algunos se renuevan constantemente. Esto se consigue mediante el crecimiento y recambio de las células que los constituyen, y ambos procesos, crecimiento y renovación están equilibrados y sometidos a una estrecha regulación para responder a las necesidades del cuerpo», añade.

Así, apunta que en cualquier momento del desarrollo normal de una célula ésta puede sufrir una alteración, que si es muy importante puede impedirle sobrevivir, y la célula muere; pero si esa alteración no es letal y la célula sobrevive, origina células iguales a ellas, distintas de las normales, y portadores de esa alteración que les permite no obedecer y escapar a los mecanismos normales de control, que les ordenarían en condiciones normales hasta cuando proliferar o diferenciarse, y cuantas de ellas deben ser eliminadas porque no son necesarias.

«Esto origina que en un determinado tejido u órgano existe un grupo de células anormales que van a multiplicarse sin control y que no van a madurar o diferenciarse. Esto es el principio del desarrollo de un cáncer, que de momento va a estar localizado en un órgano o tejido. Pero además ese grupo de células incontroladas adquieren la capacidad de traspasar su lugar de origen inicial y pueden invadir órganos y tejidos vecinos, y también pueden viajar por la sangre y crecer en otros órganos o tejidos lejanos, originando lo que se llaman ‘metástasis a distancia'», explica.

Con ello, señala que la transformación maligna de una célula puede suceder en cualquier momento del desarrollo celular, y en cualquier órgano o tejido se pueden encontrar tumores de muchos tipos y en localizaciones muy diferentes. «Y por supuesto, pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, desde el nacimiento y a lo largo de todo el desarrollo del ser humano», precisan.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.