El madrileño barrio de Orcasitas ha sido el escenario, este mediodía, de la tragedia. Un niño de 2 años ha fallecido al precipitarse desde una vivienda situada en un sexto piso de un edificio, tal y como ha informado una portavoz de Emergencias Madrid.

El niño ha caído, por causas y circunstancias que ahora está investigando la Policía, desde una gran altura a un patio interior sobre las 12:40 horas de este jueves. El suceso ha tenido lugar en el inmueble situado en la calle Solara número 1, perteneciente al distrito de Usera.

Como consecuencia del impacto, el pequeño ha fallecido en el acto, por lo que los sanitarios del Samur-Protección Civil que han llegado rápido al lugar solo han podido confirma el fallecimiento. Un psicólogo de este servicio municipal está atendiendo a varios familiares, entre ellos la madre. El juez de guardia ya ha practicado el levantamiento del cadáver.

Al lugar han llegado agentes de la Policía Municipal y Nacional, que se hace cargo de la investigación. Según las primeras pesquisas, la caída ha sido accidental tras un descuido de sus padres, han indicado fuentes policiales.

Coche de Policía Municipal de Madrid en la calle Orense

Lamentablemente este tipo de sucesos se repiten en algunas ocasiones. El pasado mes de julio, en Carabanchel, un niño de 2 años y 8 meses cayó por la ventana de un tercer piso de un edificio. El suceso ocurrió en un inmueble situado entre las calles José Cabrera y Mascaraque, en el barrio de Carabanchel Alto. El pequeño se precipitó, por causas aparentemente accidentales, desde una ventana hasta la zona trasera del edificio, en una especie de patio.

En mayo niño de dos años de edad se precipitó desde la ventana de un cuarto piso en la localidad madrileña de Móstoles, cayendo desde una altura de 15 metros. Pocas semanas antes, en abril fue un bebé de 18 meses de edad el que se precipitó al vacío desde la ventana de un segundo piso en Fuenlabrada.

Consejos de seguridad

Para evitar estas tragedias, los expertos recomiendan como medidas generales quitar el mobiliario que esté junto a las ventanas porque pueden ser elementos que utilicen los niños para trepar y llegar hasta las ventanas. Asimismo se recomienda evitar que la cuna y el cambiador estén cerca de las mismas.

Los expertos recomiendan también instalar redes de seguridad anticaídas y nunca incitar a los niños a asomarse en lugares de riesgo para que no interpreten que es algo que pueden hacer. Junto a todo esto, la vigilancia de los padres es esencial.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.