Publicidad

El Grupo municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid ha habilitado la web www.somostuvoz.org para que la ciudadanía deje su opinión sobre las terrazas de cara a la elaboración de una nueva ordenanza, ya que la actual «solo ha servido para generar más caos».

La portavoz socialista en el Ayuntamiento, Mar Espinar, acompañada por los ediles Álvaro Vidal y Emilia Martínez, han recorrido el barrio de Ibiza (Retiro), «invadido por terrazas de hostelería que provocan molestias e impiden el descanso de quienes aquí residen».

Publicidad

«Queremos que el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, retire la ordenanza de Terrazas y que admita que solo ha servido para generar mucho más caos del que ya había», ha declarado Espinar, quien ha detallado que su grupo está trabajando en un nuevo texto, alternativo, que contará con la opinión de la ciudadanía.

Los socialistas se dirigen a entidades, asociaciones y particulares para que hagan sus propuestas sobre lo que debe ser la ocupación del espacio público a través de la web www.somostuvoz.org para que la ciudadanía deje su opinión sobre las terrazas. «Es justo lo contrario de lo que hicieron el alcalde y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, que implantaron una ordenanza de Terrazas hecha a espaldas de vecinos y vecinas con una ‘fórmula mágica’, las Zonas Saturadas, que son un invento poco definido y que tiene poca seguridad jurídica», ha arremetido Espinar.

El PSOE ha subrayado que no está en contra de las terrazas, sino a favor de un equilibrio entre la necesaria actividad económica que generan y el imprescindible derecho al descanso y al uso del espacio público de la vecindad. Para conseguir este equilibrio, el Grupo Socialista está pendiente del recurso judicial que presentó a la ordenanza.

Estufas en una terraza de Madrid.

Otras entidades, como la Asociación de Vecinos El Organillo, han emprendido acciones legales y ya han conseguido la admisión a trámite por el Parlamento Europeo de la demanda de los vecinos de la calle Ponzano por el ruido, así como la petición por parte de la Oficina del Defensor del Pueblo de documentación relativa a las medidas tomadas por el Ayuntamiento para afrontar los problemas de ruido.

Enmienda a la totalidad

Los socialistas presentaron una enmienda a la totalidad de la ordenanza «por estar hecha con prisas, sin consenso, y por no resolver los problemas existentes», que además se vieron «agravados».

Algunas de las enmiendas parciales presentadas por el PSOE pasaron por volver al carácter estacional de las terrazas, concebidas bajo el sentido común como elementos de mayor uso en primavera y verano, reduciendo los meses en los que se generan molestias.

También restricciones más severas respecto a las construcciones fijas (veladores) por suponer un obstáculo permanente del espacio público. Plantearon que solo puedan instalarse en aceras de 8 metros de ancho y nunca ocupando más de un 33 por ciento del espacio de la misma.

Los socialistas demandaron una reducción de horarios: hasta las 23 horas de domingo a jueves y hasta las 00.30 los viernes, sábados y vísperas de festivos. En aquellas zonas en las que el uso principal no sea residencial, el funcionamiento de las terrazas podrá ser autorizado hasta las 1.30 horas, siempre que se encuentren a una distancia superior a 200 metros de un edificio residencial.

Igualmente planteaban la reducción de los elementos móviles a instalar, siendo todos fácilmente desmontables, y requiriendo conformidad de los locales colindantes a los que pueda generar molestias.

El PSOE demandaba la obligatoriedad de instalar sonómetros homologados y que sus resultados tengan validez a la hora de tomar medidas correctoras. O sanciones en caso de incumplimiento.

No en bandas de estacionamiento

Las enmiendas socialistas incluían la retirada de todas las terrazas en banda de estacionamiento al objeto de analizar la situación desde el punto de partida para evaluar en qué ubicaciones podrían instalarse y en cuáles no.

También daban más capacidad de decisión a los vecinos y vecinas afectados ante locales que generan molestias: si 50 personas presentan por registro escrito en el que manifiesten sus quejas sobre un local o una zona determinada, la Junta Municipal y/o la Comisión de Terrazas estarán obligadas, en el plazo máximo de un mes desde su registro, a recibir a una representación de las personas firmantes con el fin de escuchar sus demandas y analizar toda la documentación existente. Las medidas correctoras se tomarían en un plazo de tres meses desde el registro vecinal inicial.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.