Gracias al trabajo conjunto de la Policía Municipal de Madrid y la Guardia Civil de Asturias se ha conseguido detener a un hombre que, supuestamente ebrio, arrolló a un ciclista hace dos meses en el madrileño barrio de Hortaleza y se dio a la fuga, tal y como han confirmado fuentes policiales.

El accidente tuvo lugar el pasado 6 de agosto a las 7 de la mañana cerca de la estación madrileña de Hortaleza. En un momento dado, el conductor de un Volkswagen Golf negro, de 29 años y vecino de Fuenlabrada, circulaba por la M-40 para tomar la M-11 cuando en la rotonda de Niceto Alcalá Zamora arrolló a gran velocidad a un ciclista, de 49 años. El ciclista, que fue herido con varias lesiones graves, iba correctamente por su carril bici cuando fue atropellado por el coche.

Tras la colisión, el coche sufrió daños y quedó con el parabrisas roto en el lugar de los hechos, pero eso no impidió que el conductor se diera a la fuga. Tras huir del lugar del siniestro, el ahora detenido continuó la marcha por la A-1 y, según las investigaciones policiales desveladas hoy por la prensa, terminó en Asturias, concretamente en las fiestas del Descenso Internacional del Sella que se celebraban ese día.

Varios piragüistas a su llegada de la 84ª edición del Descenso Internacional del río Sella, en Ribadesellas (Foto: EP)

Una vez en Asturias, el coche fue detenido por un dispositivo de la Guardia Civil. Los agentes realizaron a su conductor una prueba de alcoholemia, resultando positiva, con 0,50 miligramos por litro, el doble del máximo permitido. Durante el control, los efectivos de la Guardia Civil apreciaron que el coche tenía partes de la carrocería abolladas. El delincuente aseguró entonces que venía de Madrid a ver a su novia y se había chocado contra un pájaro.

Los agentes desconfiaron de la versión aportada por el conductor e inmovilizaron vehículo en un estacionamiento del apeadero de Cercanías de la localidad de Llovio. Pese a eso, el hombre, que no resultó detenido, se llevó sin permiso el vehículo del lugar a un taller tras llamar al seguro.

Mientras tanto, los agentes realizaron una ardua investigación sobre los accidentes producidos en horas anteriores. Primero rastrearon los choques denunciados en Asturias y provincias limítrofes, y luego en Madrid, donde gracias a las cámaras de la Dirección General de Tráfico y de la Policía Municipal dieron resultados positivos.

Los agentes locales avisaron del atropello madrileño del día 6 y las piezas cuadraron. El atestado de la Guardia Civil fue remitido a la capital el 22 de agosto y el joven llamado el 9 de septiembre a las instalaciones de la Policía Municipal de la Casa de Campo. Se negó a declarar. Está investigado por lesiones imprudentes y abandono del lugar del siniestro.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.