La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 23 años tras atacar y herir con un cuchillo y una porra en Nochevieja en su vivienda del madrileño barrio de Sanchinarro a dos agentes del dos agentes del Grupo de Atención al Ciudadano (GAC) que acudieron al aviso.

Todo sucedió en la madrugada del pasado día 1 de enero en la calle Santa Eugenia, según ha informado hoy el sindicato JUPOL. Los efectivos policiales acudieron a un domicilio particular ante la llamada del padre del ahora detenido, que se encontraba en actitud violenta, amenazando a sus familiares con matarlos y quemar la casa.

En la intervención, los agentes recibieron heridas provocadas con un cuchillo de grandes dimensiones y con una defensa extensible metálica por parte del joven y que eran de su propiedad. Uno de ellos recibió un corte en la cabeza y el otro una fuerte contusión en el brazo.

Además, durante la intervención en la que participaron un total de seis agentes uniformados, todos ellos fueron rociados con dos aerosoles defensivos de pimienta, por lo que todos reciben atención médica tras el operativo.

Finalmente, el agresor fue reducido y arrestado, tras haber agredido a los agentes «de manera reiterada y violentamente con las armas intervenidas, y que gracias a la gran labor y profesionalidad de los policías no se tienen que lamentar males mayores».

Actualización de planes policiales

Ante este tipo de hechos, JUPOL insiste en la necesidad de actualizar el Plan Nacional de Tiro y los Principios Básicos de Actuación de acorde a la criminalidad del siglo XXI.

Por eso, solicitan que se desarrollen unos protocolos de actuación del uso del arma reglamentaria, así como la dotación de las pistolas eléctricas táser, «que permitirían solventar este tipo de actuaciones de una forma más rápida y eficaz y sin poner en riesgo la integridad física de los agentes».

Un GEO, efectivo de la Policía Nacional, con un táser (Foto: Archivo)

El sindicato policial viene reclamando desde hace años la necesidad de dotar del armamento electrónico de control a las unidades policiales que están trabajando en la calle, en tareas de seguridad ciudadana, «una petición a la que el Ministerio del Interior no ha dejado de dar largas y falsos anuncios de dotación de estas».

«La necesidad de dotar a todas las unidades del GAC de la Policía Nacional de pistolas táser permitiría reducir a los atacantes minimizando la necesidad de utilizar fuego real y pudiendo evitar así causar heridas graves o incluso la muerte a los delincuentes ha quedado demostrada en incontables actuaciones policiales, en las que la táser podría haber evitado consecuencias graves para los delincuentes o heridas graves a los propios agentes de la Policía Nacional», ha explicado Aaron Rivero, secretario general de JUPOL .

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.