El Museo Thyssen acogerá hasta el próximo 30 de abril una exposición con un total de 69 obras de arte de vanguardia ucraniano con autores como Sonia Delauney, Aleksandra Ekster, Wladimir Baranoff-Rossiné o Víktor Palmov, entre otros. La muestra ha permitido la salida de pinturas amenazadas por el conflicto con Rusia.

La exposición lleva por título ‘En el ojo del huracán. Vanguardia en Ucrania, 1900-1930’ presenta «una completa visión del arte ucraniano de vanguardia en las primeras décadas del siglo XX, mostrando las diferentes tendencias artísticas, desde el arte figurativo hasta el futurismo o el constructivismo», explican desde el Thyssen.

El arte ucraniano vivió en esos años «un verdadero renacimiento y un periodo de experimentación artística» que se ve recuperado en la exposición reuniendo alrededor de 70 obras entre las que se encuentran pinturas, dibujos, collages o diseños teatrales.

El Museo Thyssen presenta la exposición ‘En el ojo del huracán’ (Foto: EP)

La exposición se organiza cronológicamente y por temáticas, con un abanico de estilos e identidades que van desde las pinturas neobizantinas de los seguidores de Mykhailo Boichuk a las piezas de Kazymyr Malevych y El Lissitzky, quienes trabajaron en Ucrania.

Se trata, explican, «del estudio más completo realizado hasta la fecha del arte ucraniano de vanguardia, que cuenta con numerosos e importantes préstamos del National Art Museum of Ukraine y del Museum of Theatre, Music and Cinema of Ukraine, con el que el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza quiere celebrar el dinamismo y la diversidad de la escena artística ucraniana, al tiempo que salvaguarda el patrimonio del país durante la intolerable ocupación actual de su territorio por parte de Rusia». Después de la muestra en Madrid, la exposición viajará al Museum Ludwig de Colonia.

El Museo Thyssen presenta la exposición ‘En el ojo del huracán’ (Foto: EP)

«Durante mucho tiempo la comunidad internacional no conoció a estos artistas como ucranianos porque Rusia se los había apropiado. Pero esta vanguardia ucraniana fue independiente y se encuentran autores considerados como enemigos del pueblo y nacionalistas, a los que se trató de quitar el valor artístico», indicó Maryna Dobrotiuk, conservadora jefe del Museo Nacional de Arte de Ucrania durante la reciente inauguración de la exposición.

La complicada salida desde Ucrania de las pinturas

«Es importante tener este tipo de apoyo porque Rusia siempre ha tratado de robar la identidad ucraniana también en sentido cultural. Se puede decir que es un genocidio cultural, que no mata, pero roba identidad y por eso es importante identificar y reivindicar artistas ucranianos», señaló el embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, durante la apertura de la muestra.

La salida de las obras de Ucrania el pasado mes de noviembre pasó por varios momentos complicados, ya que se produjo durante el impacto de un misil en Polonia. El convoy que trasladaba desde Kiev los cuadros estuvo detenido durante al menos doce horas en la zona fronteriza con Polonia, en momentos «de gran tensión».

«La cultura y el arte se convierte en objetivo en estas situaciones. Putin no solo quiere controlar el territorio, sino también la narrativa, y ya en el pasado de Rusia hubo destrucción de cultura y Stalin mandó a artistas ucranianos al gulag a morir», apuntó Francesca Thyssen.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.