El Ayuntamiento de Móstoles ha descartado una última propuesta realizada por la empresa responsable del centro deportivo Cobra Sport Club de Parque Coimbra, que cerró sus puertas el viernes pasado dejando a más de 30 trabajadores en un limbo, para seguir explotando la concesión hasta el 31 de diciembre de 2022.

Desde el Consistorio han confirmado a Noticias para Muncipios que la empresa concesionaria, que anunció «unilateralmente» que el 30 de junio acababa con el contrato de concesión, vigente hasta el año 2026, se ofreció «a mantener las instalaciones abiertas a cambio de cobrar más de 200.000 euros del dinero de los mostoleños».

«Si no nos reunimos con ellos el día 1 de julio, fue porque ya habían rescindido los contratos de los trabajadores y liquidado a los abonados, es decir, habían cerrado las instalaciones«, ha insistido el edil de Deportes, Carlos Rodríguez (PSOE), quien ha asegurado que están trabajando en una solución.

Esta respuesta se produce después de que el PP criticar que el pasado 1 julio el Gobierno municipal, formado por PSOE y Podemos, se negó a recibir a la empresa concesionaria para negociar una propuesta planteada por ésta en el día anterior y que pretendía evitar que los vecinos se quedaran sin el servicio.

«La empresa proponía seguir explotando la concesión hasta el 31 de diciembre de 2022, tiempo que desde el grupo municipal popular consideramos más que suficiente para formalizar una nueva concesión», señalaba el PP en un comunicado, donde reprochaba al Ejecutivo local que no se accediera a escuchar la oferta.

La portavoz del PP, Mirina Cortés, ha denunciado que este hecho «pone de manifiesto la falta de voluntad del Gobierno socialista para alcanzar una solución que evite la suspensión ‘sine die’ de los servicios deportivos en el distrito de Coimbra Guadarrama, y que afecta a más de 12.000 vecinos».

«Desde el PP no vamos a quedarnos de brazos cruzados ante el abandono del Gobierno a los vecinos de Parque Coimbra Guadarrama, y por ello, de nuevo, elevaremos este asunto ante el pleno que se celebrará el próximo 13 de julio», ha insistido Cortés.

Aún así, desde el Consistorio han anunciado ya que «demandarán» a la empresa responsable del centro deportivo Cobra Sport Club por «el cierre unilateral» de las instalaciones deportivas que gestiona en Parque Coimbra, el único que existe en esta urbanización alejada del núcleo urbano.

Vecinos frente al Cobra Sport de Coimbra/ Rubén S. Lesmas

Cierre el 1 de julio

Desde el Ayuntamiento señalaban el viernes pasado que la compañía había decidido «unilateralmente» dejar de ofrecer el servicio este viernes 1 de julio, «incumpliendo el contrato de concesión firmado con el Ayuntamiento», que tenía «una duración de 40 años», por lo que llevará la ruptura del contrato ante los tribunales.

Además, el Gobierno municipal ha contratado a una consultora para «realizar un estudio de la viabilidad real del centro», trabajando ya «en el desarrollo de un nuevo pliego para una nueva adjudicación del servicio que permita a las vecinas y vecinos de Coimbra poder utilizar las instalaciones».

Pese a que los trabajadores del centro, apoyados por decenas de vecinos de Parque Coimbra, han llevado a cabo distintas movilizaciones en las últimas semanas para evitar su cierre, finalmente la empresa ha decidido romper «unilateralmente» la concesión pública, que acababa oficialmente en 2026.

Los trabajadores señalan que, a partir de ahora, quedan en «un limbo legal», ya que no pueden cobrar la prestación por desempleo ni cualquier tipo de indemnización por despido, ya que oficialmente no están despedidos y sus contratos han pasado a depender subsidiariamente del Ayuntamiento, concesionario del centro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.