El Getafe CF necesitaba un punto para permanecer en Primera, y fue ante el Barça donde lo consiguió. Ambos se repartieron un ‘bizcocho’ en el Coliseum Alfonso Pérez con un empate (0-0) para cumplir los objetivos de ambos equipos, y que supo a salvación para el bando ‘azulón’ y a subcampeonato y a presencia en la siguiente Supercopa de España para los blaugranas, en un partido insípido sin apenas ocasiones.

Un empate les valía a ambos y, hubiera o no hubiera pacto previo entre ambos equipos (ese famoso ‘biscotto’ de origen italiano ya internacionalizado como la pizza), lo cierto es que lo pareció. Apenas cuatro remates a puerta entre Getafe (3) y Barça (1), ninguno de ellos de peligro para los ausentes Soria y Ter Stegen.

Publicidad

El partido terminó con un rondo gigante en el centro del campo y, para meter más incertidumbre a lo visto, el balón lo movían los jugadores del Getafe. El Barça intentaba presionar, pero sin ganas. Como las que no pusieron ni unos ni otros para ir en busca del gol. Eso sí, en el global el Barça tuvo el 72 por ciento de la posesión.

Por mucho que hubiera bajas en ambos bandos, por mucho que el paso de los minutos fuera indicando que encajar un gol ponía difícil conseguir el objetivo el domingo, lo visto en el Coliseum no fue fútbol. No el esperado, por lo menos.

No hubo ocasiones claras de gol. Apenas algún disparo lejano centrado, o demasiado cruzado. Un poco de ‘sal’ en una pérdida de Ter Stegen que acabó con Enes Ünal pidiendo penalti, que no era. Y esos rondos en ambos bandos, como si la merienda-cena también incluyera el picar y repartir el balón.

Lesiones

La peor noticia para el Barça fue la posible lesión de Memphis Depay, que pidió el cambio al notar una molestia muscular. Entró en su lugar Luuk de Jong, pero no recibió ni un centro con el que intentar sacar a pasear su cabeza de oro que tantos goles y puntos ha dado a su equipo esta temporada.

El técnico getafeño.

Sin duda, la alegría fue local. ‘Getafe es de Primera’, se cantaba en el Coliseum. Y es que el equipo ‘azulón’ de Quique Sánchez Flores vivirá su sexta campaña consecutiva en la élite tras su descenso y ascenso exprés vivido en 2016 y 2017.

Y el Barça, con un ‘once’ desconocido por las bajas de Piqué, Araujo, Dest, Nico, Pedro, Jordi Alba, Eric Garcia o Frenkie de Jong, no compitió ni brilló pero se fue de Getafe con el sucampeonato asegurado y ello conlleva, además, el premio de aspirar a un título más; jugarán la Supercopa de España.

Tras el encuentro, el técnico azulón manifestó su confianza en el equipo durante la temporada: «Creímos desde el primer momento, transmitimos que se creía».

“Hemos aprendido mucho y nunca hemos pensado que estaba todo hecho, pese a que la temporada nos ha llevado por caminos complejos y de mucha piedra. Hemos sido trabajadores y constantes -ha señlado-. Este club ha pasado desde muy pequeño a pelear con los mejores equipos. Hubo tiros en las dos porterías. Nosotros nos hemos garantizado depender de nosotros mismos y cuando uno depende de sí mismo hace el partido que cree conveniente. Lo que haga el resto no nos interesa”.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.