Leve reacción del Getafe ante el Celta

El Getafe sumó un trabajado punto frente al Celta de Vigo (1-1) en su visita a Balaídos, en un partido en el que su entrenador, Luis García, salvó su primer “match-ball” a pesar de que su equipo, que acabó con diez por la expulsión del defensa Lisandro, encadenó su décima jornada sin ganar.

GETAFE / 24 FEBRERO 2014 / El entrenador madrileño le ganó la batalla táctica a Luis Enrique en el primer tiempo. Renunció a jugar sin un delantero nato para tener mayor protagonismo en el centro del campo y así asfixiar a su rival en la zona de creación, consciente de la dependencia que los celestes tienen del juego de Rafinha. Con el exjugador del Barcelona muy bien defendido, el Celta careció de esa verticalidad y creatividad que mostró en sus últimos partidos. Además, Charles estaba muy aislado en punta y Orellana y Augusto Fernández apenas entraban en juego. El equipo gallego tenía el dominio del juego pero el Getafe, bien plantado con las líneas muy juntas, apenas sufría. Su táctica era clara: defender y contragolpear. Pedro León amenazó con dos acciones individuales en el arranque, aunque fue Lafita quien acabó con la sequía goleadora de los suyos en el mes de febrero. Fue en uno de los pocos desajustes defensivos del Celta en el partido. Borja Fernández sacó rápido una falta en campo propio. Lafita bajó el balón con un gran control. Levantó su cabeza. Vio a Yoel mal colocado y, con un potente disparo, puso el balón lejos del alcance del portero gallego.

Los locales no estaban cómodos pero aun así el chileno Orellana rozó el empate en dos ocasiones, primero con un libre directo que repelió el larguero y después con un disparo desde la frontal que Moyá desvió en dos tiempos con muchas dificultades. Pero la tempranera expulsión en el inicio del segundo tiempo del central visitante Lisandro -Clos Gómez le mostró la segunda tarjeta amarilla por agarrar a Charles en el centro del campo- marcó el desenlace del encuentro. Con un hombre más, el Celta encontró en la zona de creación los espacios que le habían faltado antes.

Pudo empatar el equipo vigués en una acción de estrategia pero Alexis evitó el remate de Charles con Moyá ya batido. Respiró Luis García pero apenas un minuto, pues el Celta obtuvo la recompensa a su valentía tras una genialidad de Rafinha, una vez más el jugador más desequilibrante de los celestes. A partir de ahí, el equipo de Luis Enrique se lanzó por el triunfo. Jonny y Augusto Fernández tuvieron dos buenas oportunidades en apenas cinco minutos pero Moyá sostuvo a su equipo y permitió a los azulones volverse a Getafe con un valioso punto como botín.

DAVID MIRANDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.