El CD Leganés empata con el Toledo y pierde la oportunidad de ser líder

Los pepineros, que hicieron un partido notable, vieron marcharse en los últimos minutos la oportunidad de situarse líderes

LEGANÉS/ 28 ABRIL 2014/ El CD Leganés se quedó con cara de haber perdido la gran oportunidad. La derrota del Sestao le permitía depender de sí mismo para ser líder, pero un gol del Toledo de falta directa le dejó sin tres puntos de los que fue merecedor.

Y este aliento lo notó el equipo de Garitano, que mordió al Toledo con la presión asfixiante de la que hacía gala el año pasado el equipo de Pablo Alfaro y que levanta a las grada. De esto se retroalimentó equipo y afición durante la primera mitad. Pero antes, en los primeros minutos, Rufino, el hombre más peligroso de los visitantes, tuvo dos oportunidades y en la más cara estrelló el esférico en el larguero.

El Leganés tomó el ritmo del partido y Carlos Álvarez en un salto fallido de Cuerva aprovechó el error del rival para llevarse el esférico y desde la frontal envió al lateral de la portería. Volvería a probar suerte el “guaje” apenas instantes después. Sería el preludio de un gol que llegó apenas tres minutos más tarde por mediación de Velasco a centro desde la izquierda de Carlos Martínez. El de Llerena dejaría instantes después a dos rivales sentados en el suelo dentro del área rival.

Crecido, el Leganés pudo hacer subir el segundo con un disparo de Álvaro García desde la frontal que no atrapó Manolo y Carlos Álvarez, preparado con la caña como siempre, intentó batir por bajo al cancerbero del Toledo, pero el esférico se acabó marchando fuera. Era partido de los que se graban en la retina. Los dos conjuntos demostraban jugarse mucho e iban atrevidos a por el encuentro. Así, a siete minutos para el descanso, Aguirre en una buena internada por la izquierda puso un pase de la muerte que Abel Suárez atentó logró cortar de forma providencial.

Los últimos minutos del primer tiempo fueron puro playoff. Carlos Martínez recamó en una internada al área mano visitante, pero lejos de recrearse en la siguiente juga volvió a intentarlo. Y de qué manera. Recortó a Morales una vez más y entre la defensa del equipo de Imanol Idiákez sacó un disparo con la derecha que Manolo seguro atrapó abajo.

Las prestaciones del Toledo no es un secreto, tiene uno de los equipos más completos de la categoría. Buscó morder, pero Carlos Martínez volvió a ser el que pudo encontrar el hueco con un chut que mandó a saque de esquina Manolo. Tan enchufados veían ambos entrenados a los 22 jugadores que a ambos preparadores les costó decidirse a comenzar con el carrusel de cambios.

Los toledanos tenían más la posesión del esférico, pero el equipo blanquiazul gozaban de las oportunidades más claras. Carlos Martínez se había puesto el traje de Iniesta para desquiciar a los rivales. En el minuto 70 volvió a recortara un rival para poner un centro con la diestra que Manolo atrapó seguro. Cuando sí corrió más peligro el portero visitante fue en la siguiente; el jugador extremeño envió en largo desde su campo para la llegada de Carlos Álvarez, que, tras pinchar el balón y hacer un sombrero a un zaguero rival, chutó pegado al palo izquierdo de un portero que desvió a saque de esquina.

Minutos después, y tras un chut que envió por encima de la portería Eraso, Garitano retiró a Martínez para alivio de los toledanos. En su lugar entró Valleros en busca de contener las acometidas de un rival obligado a arriesgar en los últimos minutos. Carlos Álvarez se marchaba sólo a la portería rival en una contra y Pedro Hernández, expepinero, le derribó, pero el colegiado únicamente le mostró cartulina amarilla. Todo cambiaría en el minuto 86, cuando Iván Mateo anotó con un soberbio libre directo el gol de la igualada en una polémica falta en la frontal del área en la que fue expulsado Mantovani. 

AITOR FERNANDEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.