Fuente: ACB Photo. Emilio Cobos

Los triples de Pako Cruz fueron vitales en la victoria del Fuenla sobre el Estu

Publicidad

El Fuenla logra su décimo segunda victoria consecutiva en casa ante el Movistar Estudiantes. Paco Cruz (27 puntos), Kratsnov (23 de valoración), Eyenga (16 puntos y 6 rebotes)  y Rowland (7 puntos y 7 asistencias), principales artífices del triunfo fuenlabreño

Después de una ligera crisis de pareja, el Montakit Fuenlabrada demostró que sigue con ese idilio tan especial con su afición. Una conexión que le aporta el plus de entereza competitiva que le permite escalar a la zona media de una liga ACB en la que los fuenlabreños se han labrado una reputación gracias a su ardor guerrero y al indesmayable apoyo de su afición.

Este sábado fue una buena muestra de esa trayectoria. El Fuenla empezó impreciso. Ese punto de nerviosismo y desacierto fue aprovechado por el Movistar Estudiantes, liderado por Alessandro Gentile, qué hizo un partido para enmarcar con 24 puntos. Enseguida el talento italiano encontró la complicidad de Darío Brizuela, el máximo anotador a día de hoy de la liga ACB.

Publicidad

Sin embargo, poco a poco el Fuenla se fue recomponiendo. Ayudó mucho la buena puntería de Paco Cruz (que anotó tres de los cuatro triples que intentó) y acabó el partido con 27 puntos. Puede que el escolta mexicano no hubiera estado demasiado regular en los últimos encuentros, lo que no se le puede cuestionar es su facilidad para ver aro. Ese don anotador se expresó con valentía y decisión en un partido tan crucial como el de este sábado.

El Fuenla hizo algún ajuste en defensa y contó con la inspiración anotadora de Kratsnov cerca de la pintura. El pívot ucraniano volvió a recordar al de las primeras jornadas. Sus 16 puntos y 8 rebotes proporcionaron mucho juego de los locales.

El partido no podía estar más igualado: si los Estudiantes habían ganado el primer cuarto (21-25), fueron los fuenlabreños quién es se llevaron el dominio del segundo acto (27 a 23).  Las mismas tablas que había el descanso se reprodujeron el tercer cuarto (20-20).

Publicidad

Por momentos, el partido se parecía a un espectaculo circense, dicho sea en el mejor sentido de la expresión. Cada uno de los actores en cancha maravillaba por algún detalle (como muestra, el increíble pase de béisbol de Roland a O,Leary, al filo del descanso, que el estadounidense resolvió con maestría, con un tiro por elevación, para alborozo del público del Fernando Martín, que celebraba una acción que igualaba a los dos equipos madrileños al descanso).

Si se trata deleitar al personal con recitales donde prima la exhibicion física, Christian Eyenga es el rey. El alero congoleño volví a mostar su mejor versión (venia de ser el MVP del Fuenla en la jornada 18, en la cancha ante el Madrid) y sumó 16 puntos y 6 rebotes, con algunos mates realmente plásticos. Por su parte, el Estudiantes se encomendaba Whittington, quien anotó 17 puntos y capturó cuatro rebotes.

Los últimos compases del partido fueron un continuo intercambio de golpes. El choque entró en una dinámica realmente emocionante. Parecía que el Fuenla se iba a llevar el gato al agua, pero lo cierto es que el Estu nunca desfalleció.

El mejor exponente de esa dinámica fue Gian Clawell, autor de 24 puntos. El escolta portorriqueño anotó un triple inverosímil, con rectificado en el aire, ante la oposición de Rowland. El caso es que Clawell anotó el triple y se fue a la línea de tiros libres con la posibilidad de empatar el partido. Pero marró el tiro. Y tampoco pudo anotar canasta Whittington en el inmediato rebote (posiblemente con falta sobre Kratsnov), ni, de nuevo, el propio Clawel.

Punto final con suspense para un partido que llenó de alegría a la mayoría de los 5.432 aficionados que abarrotaron en la noche de este sábado el Fernando Martín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.